Diócesis

Vicente Rebollo ya es obispo de Tarazona, una diócesis con escasos recursos pero llena de espiritualidad

"Quiero hacer vida con vosotros. Espero ser el pastor que os merecéis y que necesitáis”, ha manifestado

Mons. Vicente Rebollo.
photo_camera Mons. Vicente Rebollo.

Mons. Vicente Rebollo ha tomado posesión de su cargo como obispo de la Diócesis de Tarazona en la Catedral. “Espero ser el pastor que os merecéis y que necesitáis”. Con estas palabras se ha dirigido el ya obispo de la Diócesis de Tarazona, Mons. Vicente Rebollo, a sus nuevos feligreses en la S.I Catedral de Tarazona, al término de la eucaristía en la que ha tenido lugar su ordenación episcopal y toma de posesión.

En la celebración han participado el Nuncio de Su Santidad, Mons. Bernardito Aúza, Arzobispo de Zaragoza, Mons. Carlos Escribano y otros ocho arzobispos, quince obispos, el Abad de Silos y casi doscientos sacerdotes de las Diócesis de Tarazona, de la Archidiócesis de Burgos y del resto de diócesis aragonesas.

Diócesis rica en espiritualidad 

Al inicio de la eucaristía ha intervenido el hasta ahora obispo de Tarazona, Mons. Eusebio Hernández Sola, quien le ha dicho a su sucesor que el Señor pone en sus manos una diócesis rural, pequeña y con escasos recursos económicos, pero "rica de humanidad, de fraternidad, de sencillez, de esa espiritualidad que tanto añora el mundo de hoy y no sabe descubrir”. “Y gracias a esta gente sencilla, y al esfuerzo compartido hemos conseguido objetivos y pasos muy importantes para la vida de la diócesis”, ha añadido.

En la homilía, el ordenante principal, Mons. Carlos Escribano, le ha dado la bienvenida a tierras aragonesas: "La Iglesia te ha enviado para servir a esta porción del Pueblo de Dios como Obispo de Tarazona", y le ha recordado que la responsabilidad que asume "es mucha en los tiempos recios que nos toca vivir". 

 Posteriormente, Escribano le ha exhortado a confiar en Dios:  "La gracia del Señor no te faltará y tampoco la ayuda del presbiterio, de los religiosos y de los laicos y de mucha gente de buena voluntad de esta querida diócesis de Tarazona".

Después, D. Vicente Rebollo Mozos ha sido ordenado y ha tomado posesión de la sede turiasonense. Ya en su Cátedra ha recibido el abrazo de sus hermanos obispos y, como representantes de su nueva Diócesis, de tres sacerdotes, tres religiosas y una familia.

El Nuncio de Su Santidad, Bernardito Aúza, y el Arzobispo de Burgos, Mons. Mario Iceta, han sido los otros dos obispos ordenantes. Los sacerdotes acompañantes de D. Vicente han sido D. Javier Bernal, vicario general de la Diócesis de Tarazona, y D. Pedro Saéz Vesga, sacerdote de la Archidiócesis de Burgos.

"Quiero hacer vida con vosotros" 

Al final de la eucaristía, Mons. Vicente Rebollo ha recorrido la Catedral bendiciendo a los presentes y, al concluir, ha dirigido unas palabras en las que ha señalado que, aunque él se considera "pequeño e indigno" en comparación a “la grandeza del amor de Cristo”, esta es la que realmente le permite seguir adelante así como haber dicho “sí” a la encomienda que se le encarga a partir de ahora. “Cómo no seguirle, cómo no sentir su fuerza y confiar en Él; cómo no sentir su fuerza en mí y en mi vida de creyente si hay alguien, el todopoderoso, que me ha amado sin límites”, ha destacado.

D. Vicente ha declarado sentirse afortunado por haber transmitido durante sus 34 años de vida sacerdotal el Evangelio a través de caminos y circunstancias diferentes. “Qué suerte poder tomar parte en los trabajos del Evangelio, poder ser colaborador de Jesús el Buen Pastor, hacer que la Buena Nueva llegue a todos los hombres”.

Así concibo mi nueva encomienda episcopal entre vosotros, en esta querida diócesis, mi diócesis, mi casa. Quiero hacer vida con vosotros y en vosotros mi lema episcopal: “Amaos y entregarme para vosotros”. Espero ser el pastor que os merecéis y que necesitáis”, ha aseverado.

El nuevo obispo de Tarazona, cuya vida sacerdotal ha transcurrido en la Archidiócesis de Burgos, ha querido comenzar su episcopado dando las gracias “porque mi corazón se siente agradecido”. De esta manera, en su alocución, ha tenido palabras de agradecimiento para todos aquellos que han formado parte de su vida sacerdotal y personal, especialmente a su familia más cercana, su padre, hermano, cuñada y sobrinos, presentes en la celebración. Ha finalizado poniéndose en las manos de María, en su advocación de Nuestra Señora de la Huerta, titular de la Catedral de Tarazona, "sé que ella me va a cuidar como a su hijo y que siempre me va acompañar en esta mi nueva tarea. Rezad ante ella por mí". 

Cerca de 800 personas 

Ha sido una emotiva celebración en la que cerca de 800 personas, entre sacerdotes, familiares, amigos, colaboradores, fieles de Burgos -de donde han llegado cuatro autobuses- de Tarazona y su diócesis, han llenado la nave de la Catedral y otros espacios que se han habilitado y preparado para acoger a todo aquel que ha querido acercarse. También han participado en la eucaristía 10 seminaristas de Burgos y media docena de Zaragoza.

La Coral Turiasonense y el Coro de la Catedral, dirigidos por D. Javier Royo, han interpretado los cantos de la celebración, alguno de los cuales han sido compuestos por el sacerdote de la Diócesis de Tarazona, D. Vicente González.

Mañana, domingo 18 de septiembre, el ya obispo de Tarazona celebrará su primera eucaristía en Calatayud. Será a las 18 horas en la Colegiata de Santa María la Mayor.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?