Diócesis

Semblanza a Braulio Rodríguez: un obispo con “olor a oveja” que ha promocionado la vocación laical

El delegado episcopal de Apostolado Seglar de la archidiócesis de Toledo destaca la sencillez y cercanía del primado de España

Isaac Martín Delgado.
photo_cameraIsaac Martín Delgado.

Isaac Martín Delgado, delegado episcopal de Apostolado Seglar del obispado de Toledo, dedica una semblanza a Braulio Rodríguez Plaza, quien ha sido arzobispo de la archidiócesis de Toledo y ahora será arzobispo administrador apostólico de la diócesis. Un obispo que, en estos diez años, "ha hablado de los laicos, ha hablado con los laicos y ha decidido junto a los laicos", ha señalado Martín Delgado en una carta. 

Para el delegado episcopal de los laicos, dos palabras definen a D. Braulio: "sencillez y cercanía" y quien ha ejercido su ministerio episcopal con disponibilidad y entrega.

Martínez Delgado destaca la gran labor pastoral de Rodríguez visitando todas y cada una de las 273 parroquias de la geografía diocesana: "Es un pastor que, incluso en medio de la enfermedad, ha querido hacerse presente entre sus fieles en las diferentes actividades a las que era convocado, sin prisa".

El delegado del obispado de Toledo subraya también la gran preocupación de Braulio Rodríguez por su pueblo que, como dice el Papa Francisco, ha sido un obispo con “olor a oveja”. "Y siempre con una sonrisa en la cara"

Frutos de su labor

Destaca así mismo, los frutos de su labor: "el cuidado y potenciación del rito hispano-mozárabe, las decisiones sobre la Festividad del Corpus, la atención especial al Seminario y sus seminaristas, la reorganización del Gobierno de la archidiócesis.

"Para mí, desde la perspectiva laical, si tuviera que elegir entre las muchas aportaciones derivadas de su pontificado, me quedaría sin dudarlo con dos de ellas, que serán mejor valoradas aún con el paso del tiempo: las dinámicas generadas en torno al Plan Pastoral Diocesano y la promoción de la vocación laical", afirma. 

Isaac Martín Delgado recuerda que el arzobispo de Toledo planteó su Plan diocesano con un objetivo general cuando llegó a la archidiócesis: nueva evangelización y familia, "un plan construido desde la participación cuando la palabra sinodalidad no estaba tan de moda".

Para Martínez Delgado sus frutos han sido "innumerables: hemos crecido en comunión diocesana, hemos iniciado multitud de proyectos que han permitido anunciar a Jesucristo, acompañar a quienes nos necesitan, profundizar en nuestra formación, hacernos presentes en la vida pública. Estamos como Iglesia diocesana en espacios donde nadie quiere estar, al lado de quienes sufren".

El delegado episcopal del apostolado seglar incide también en los temas centrales en los que ha insistido D. Braulio, alguno de ellos "proféticos" como la cuestión relativa a la ecología, la propia
centralidad de la familia en la evangelización o a profundizar en la vocación y la misión de los fieles laicos. 

Congreso Nacional de Laicos

"Se estaba anticipando con ello al que está llamado a ser uno de los grandes procesos de la Iglesia española en los últimos decenios, el Congreso Nacional de Laicos. Ha hablado, con valentía, de la condición laical como vocación específica, en línea con las enseñanzas del Concilio Vaticano II. Ha
evidenciado, sin tapujos pero con el cariño de un padre, las carencias del laicado", señala el delegado.

En esta línea, recuerda que D. Braulio ha sido el primer arzobispo de la milenaria historia de Toledo en nombrar Delegado Episcopal a un seglar, confiándole una parcela muy relevante de la pastoral diocesana.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes