Diócesis

San Dámaso otorga la Medalla de Honor de Oro a Benedicto XVI y al cardenal Rouco

Estas distinciones se conceden en el marco de las efemérides con motivo del veinticinco aniversario de la erección de la Facultad de Teología

Antonio María Rouco Varela, con Benedicto XVI en la JMJ de Madrid.
photo_camera Antonio María Rouco Varela, con Benedicto XVI.

La Universidad Eclesiástica san Dámaso ha decidido conceder la máxima condecoración de la Universidad al papa emérito Benedicto XVI y al cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid. 

Estas distinciones en forma de Medalla de Honor de Oro se conceden en el marco de las efemérides con motivo del veinticinco aniversario de la erección de la Facultad de Teología San Dámaso, germen de la actual Universidad Eclesiástica San Dámaso. 

Una efeméride que se inició durante el pasado año y que concluirá con el acto de entrega de las medallas, previsiblemente en el entorno de las celebraciones de la festividad de san Dámaso o de la festividad de Santo Tomás de Aquino.

También el Papa Francisco 

Estas medallas se otorgan a dos personalidades que han sido claves en la historia de esta Universidad de la diócesis de Madrid.

Hay que recordar que el 6 de febrero de 2014, en una audiencia privada, el entonces cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, junto con el Rector de la Universidad Eclesiástica San Dámaso, el profesor Javier Prades,  entregaron al Papa Francisco la Medalla de Honor de la Universidad.

Ya en calidad de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe, el entonces cardenal Joseph Ratzinger acogió con afecto el proyecto del arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, de convertir el Centro de estudios teológicos de la diócesis de Madrid en una Facultad de Teología, para que fuera el inicio de una Universidad Eclesiástica.

La Congregación para la Educación Católica erigió la Facultad de Teología San Dámaso el 19 de septiembre de 1996, en la que se integró el Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Dámaso en el Pontificado del Papa san Juan Pablo II. El curso 1996-1997 se comenzó a impartir el Ciclo Institucional y el Bienio de Catequética.

Mons. Georg Gänswein

Fuentes de la Universidad Eclesiástica San Dámaso apuntan a que la medalla concedida al papa emérito Benedicto XVI la pudiera recoger, en su nombre, su secretario personal, monseñor Georg Gänswein.

En el acto que la Universidad organizó en octubre de 2014, con motivo de la despedida del cardenal Rouco Varela como arzobispo de Madrid, el prelado gallego tuvo una intervención en la que recordó los momentos fundacionales de la Universidad.

Desde su elección como arzobispo de Madrid en octubre de 1994 se planteó que “para que el centro de estudios de la diócesis de Madrid, ya con cierto carácter universitario, pudiera responder a lo que el Señor le pedía, y nos pedía, en ese momento de la historia de la Iglesia y de la diócesis, había que llevar a San Dámaso por el camino de la Universidad, de una manera clara.

Al servicio de la fe 

Y con una idea de Universidad inspirada, en su nacimiento y en su desarrollo, como un lugar de estudio, de docencia, de investigación, al servicio de la fe. Pero no un servicio de la fe vivido bajo el imperativo de una concepción de la libertad de cátedra sin límite alguno, sin consideración de lo que significa la fe.

Era esencial que ese lugar de estudio, docencia e investigación al servicio de la fe fuese vivido en la comunión de la Iglesia, para que fuese fecundo evangelizadoramente, y no lugar de crisis de fe. Y ahí nace la Universidad”.

El cardenal emérito destacó la importancia de que se haya formado en San Dámaso un ambiente intelectual, espiritual y cultural “que favoreciese el sí a la fe, de toda la diócesis, en comunión con las demás Iglesias diocesanas y particulares de España, y en comunión con la Iglesia universal, donde el sí a Cristo, con respecto a la salvación del hombre, fuese neto; que se creyese de verdad que Cristo es el que salva y que no hay otro camino de salvación, no hay otra alternativa, ni en la historia ni después de la historia”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?