Diócesis

Tras la polémica, las Hermanas Clarisas vuelven al Monasterio de la Santa Faz de Alicante

Estas religiosas se han visto obligadas a ofrecer una rueda de prensa conjunta con el cabildo de la concatedral de Alicante y el ayuntamiento

Rueda de prensa de las Hermanas Clarisas de la Santa Faz.
photo_cameraRueda de prensa de las Hermanas Clarisas de la Santa Faz.

El pasado día 10 de noviembre la comunidad de las Hermanas Clarisas, por cuestiones internas de la Orden, conforme a la Instrucción “Cor Orans” y por decisión propia, se ausentaron del Monasterio de la Santa Faz: la falta de vocaciones, el estado de salud de alguna de las hermanas, así como la edad avanzada de parte de ellas, obligaron a tomar esa decisión. Se inició con ello una situación nueva en 500 años de vida del monasterio, que como informó Religión Confidencial  el 13 de noviembre originó cierta polémica por cómo se adoptó.

Ayer, en rueda de prensa conjunta de la Federación de las Hermanas Clarisas, Cabildo de la Concatedral y Ayuntamiento de Alicante, explicaron que “a partir de esa fecha comenzó un proceso de trabajo que hiciera posible la recuperación de la vida monástica junto a la sagrada reliquia (…) con la colaboración de todos los actores implicados en el tema, y hoy podemos comunicar que dicho trabajo ha dado su fruto con la presencia de las Hermanas Clarisas, de nuevo, en el monasterio”.

Comunidad de manera estable

Por otra parte, señalaron que “ahora la presencia de las hermanas está orientada a llenar el hueco que se ha producido con su marcha hasta que se consiga una comunidad que pueda permanecer en el monasterio de manera estable”.

“El Santuario de la Santa Faz, que permanece abierto con su ritmo normal, en este tiempo ha hecho un esfuerzo notable posibilitando siempre la veneración de los fieles a la sagrada reliquia y su custodia por devotos voluntarios de movimientos apostólicos, vida consagrada y seminaristas”, expresaron en la rueda de prensa.

Además, agradecieron a todos los voluntarios esa colaboración “callada y silenciosa, pero eficaz”, destacando la “fluida comunicación entre las Hermanas Clarisas,  el Ayuntamiento, el obispado  y el Cabildo de la  Concatedral en su función de Copatrono”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?