Diócesis

300.000 niños y jóvenes participarán en el recorrido de seis días de la cruz de la JMJ por la diócesis de Valencia

Valencia y Mallorca son las próximas paradas de la cruz de la JMJ. En la diócesis levantina se espera que 300.000 jóvenes participen, desde el viernes hasta el próximo jueves, en su recorrido de seis días por la provincia. El sábado por la noche será llevada en procesión por el barrio de El Carmen, centro histórico de la ciudad.

La cruz visitará en la capital valenciana la Catedral, la Basílica de la Virgen, y también estará en la prisión de Picassent, además de visitar las localidades de Gandia, Requena, Utiel, Alcoi y Xàtiva, donde participarán todas las parroquias y centros educativos católicos, informa la agencia Avan. El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, recibirá mañana la Cruz, minutos antes de las diez de la noche en el Palacio Arzobispal, desde donde será llevada por los jóvenes a la Catedral de Valencia para una “vigilia de bienvenida”.

A continuación la cruz será trasladada en procesión hasta la casa generalicia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en Valencia, donde permanecerá hasta el día siguiente, sábado, en el que visitará el centro penitenciario de Picassent. Ya por la tarde, regresará a la Catedral donde tendrá lugar la celebración de una eucaristía tras la que la cruz será trasladada al Centro Arrupe de Valencia para la celebración de una vigilia de oración.

El recorrido por la diócesis finalizará el jueves 17 de febrero, cuando la cruz sea trasladada a la Basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia para la celebración de la eucaristía conclusiva. A continuación, será despedida en el puerto de Valencia, desde donde partirá hacia la diócesis de Mallorca. La Comisión de Infancia y Juventud del Arzobispado confía en que la llegada de la Cruz motive aún más la participación de los jóvenes valencianos en la Jornada Mundial la Juventud que se celebrará en el mes de agosto en Madrid y en la que está prevista la participación d entre cien mil y ciento cincuenta mil jóvenes valencianos.

La cruz de la Jornada Mundial de la Juventud, de casi cuatro metros de alto, fue entregada en el año 1984 por el papa Juan Pablo II a los jóvenes con motivo de la celebración de las jornadas. En 1992 los jóvenes americanos, que iban a celebrar la VIII Jornada Mundial de la Juventud en Denver, recibieron la cruz de los jóvenes polacos, cuyo país acogió la edición anterior. De esta forma se inició la tradición de entregar la cruz, a modo de testigo, entre las sedes que acogen las jornadas juveniles.

Hasta el momento, la cruz ha estado presente en numerosos países, como Alemania, Francia, Polonia, República Checa, Italia, Estados Unidos, Canadá, Argentina, Filipinas, Corea del Sur, Luxemburgo, Irlanda, Escocia, Malta o Australia, entre otros

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?