Diócesis

El obispo de Tarragona no dimite por sus últimas declaraciones

Jaume Pujol ha presentado su renuncia al cumplir los 75 años como indica la Santa Sede y no ha cesado como se ha interpretado

Jaume Pujol, arzobispo de Tarragona.
photo_cameraJaume Pujol, arzobispo de Tarragona.

Algunos medios de comunicación interpretaron ayer que el obispo de Tarragona, Monseñor Jaume Pujol, dimitía por sus desafortunadas declaraciones en las que minimizaba los abusos sexuales por parte de dos sacerdotes de su diócesis. 

"El obispo no dimite, es una noticia falsa. Renuncia a su cargo siguiendo el procedimiento establecido por el Código de Derecho Canónico (canon 401) el cual obliga a los prelados diocesanos al cumplir los 75 años de edad que se le ruega que presente la renuncia de su cargo al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias", explican desde el gabinete de prensa de la diócesis de Tarragona a Religión Confidencial. 

Así, la diócesis ha emitido una nota de prensa en la que explica que, según este protocolo, "el arzobispo metropolitano de Tarragona, Mons. Jaume Pujol, al cumplir este viernes, día 8 de febrero, los setenta y cinco años de edad debe presentar su carta de renuncia poniendo a disposición del Santo Padre su cargo"

Previendo la proximidad de la edad de jubilación, muchas veces antes de la misma se inicia el proceso de provisión de la sede que quedará vacante. Corresponde a la Nunciatura Apostólica de cada país, encabezada por el Nuncio, iniciar una serie de contactos con los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense, algunos de los miembros de la Iglesia diocesana y también con la Conferencia Episcopal Española, detalla la misma nota. 

Sobre sus declaraciones 

Pujol atribuyó el pasado miércoles algunos de los abusos a menores a "un mal momento" de los sacerdotes autores de las agresiones. "Si una persona está obsesionada con el sexo y lo va buscando es algo, pero hay personas que tienen este mal momento en la vida que les lleva a hacer algo de lo que después quizá se arrepentirán toda la vida", afirmó el arzobispo después de que los párrocos de Constantí (Tarragonès) y Arbeca (Garrigues) hayan sido destituidos al conocerse que habían sido investigados por el Vaticano por presuntos abusos infantiles entre el 2015 y el 2016, informa El Periódico. 

Nada más publicarse estas declaraciones, la diócesis de Tarragona también emitió otra nota de prensa en la que "condena todo abuso sexual, de poder y de conciencia, especialmente cuando haya sido cometido por un clérigo contra un menor".

 En dicho comunicado explica de manera detallada las investigaciones que se han llevado a cabo, tanto de manera civil como eclesiástica. 

Dónde denunciar 

Además, la diócesis invita a denunciar estos hechos execrables a la Comisión de Prevención de Abusos, encabezada por el Promotor de Justicia del Arzobispado de Tarragona (tel. 977 229 630, de lunes a miércoles de 10.00 a 13.00 h. / [email protected]), y a las autoridades civiles.

Sin embargo, desde le gabinete de prensa de la diócesis afirman a este Confidencial que ninguna víctima se ha dirigido al obispado para denunciar. "Solo hemos atendido a una persona que ha advertido sobre comportamientos pocos éticos de otra relacionada con el clero", revelan desde la diócesis. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?