Diócesis

El obispo de Segorbe-Castellón presenta su Carta Pastoral por el Año Jubilar del 775º aniversario de la diócesis

Monseñor Casimiro López Llorente destacó que “más que celebración, debe ser ocasión de renovación”

Monseñor Casimiro López Llorente.
photo_camera Monseñor Casimiro López Llorente.

El pasado sábado, 18 de septiembre, Monseñor Casimiro López Llorente, obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, presentó su Carta Pastoral con motivo del Año Jubilar Diocesano por el 775º Aniversario de Segorbe, como sede episcopal (1247-2022), “La Iglesia diocesana en Jubileo: de la memoria agradecida, a la comunión vivida y el compromiso misionero”

La presentación tuvo lugar dentro de la Jornada Diocesana de Inicio del Curso Pastoral 2021-22, tras la Misa que presidió el obispo. Además de numerosos sacerdotes de diócesis, asistieron varios centenares de fieles.

El Año Jubilar diocesano

El Papa Inocencio IV, mediante la bula ‘Pie Postulatio’, de 12 de abril de 1274, creó la diócesis de Segorbe. La actual diócesis de Segorbe-Castellón fue creada en 1960 a partir de un reajuste de lindes entre las diócesis de Valencia, Segorbe y Tortosa. La sede de la Catedral basílica está en Segorbe, y en Castellón se ubica la Concatedral de Santa María.

El obispo solicitó al Papa Francisco, a través de la Penitenciaría Apostólica, la concesión de un Año Jubilar diocesano con la posibilidad de ganar indulgencia plenaria, que fue concedido con fecha 8 de junio de 2021.

El Año Jubilar comenzará el 12 de abril de 2022 y será clausurado el 16 de abril de 2023, Domingo de la Divina Misericordia.

La Carta Pastoral lleva por fecha el 25 de julio de 2021. Está estructurada en tres capítulos: “El Año Jubilar: un año de gracia del Señor”, “Año de gracia para amar más a nuestra Iglesia diocesana y crecer en comunión” y “Año de gracia para alentarnos a salir a la misión”, con una introducción y una exhortación final.

Ocasión de renovación

Como afirmó López Llorente a Religión Confidencial, “más que de celebración, se trata de que sea una ocasión de renovación interior, personal y en la diócesis”.

A lo largo de la presentación, el obispo subrayó la necesidad del encuentro personal con Jesucristo, el agradecimiento, “salir en misión, como dice el Papa Francisco, pero no de cualquier manera”, y pidió la “colaboración de todos para llevar a cabo en este tiempo la evangelización, tan necesaria en una cultura que ya no es cristiana, y yo no tengo ‘recetas’, por lo que agradezco ya todo lo que cada uno pueda aportar y sugerir”.

Subrayó algunos textos del Papa Francisco y San Juan Pablo II, destacando de este último la necesidad de “ver lo positivo en los demás”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?