Diócesis

Sanz Montes: “Me da pena cuando veo esa especie de esperpento en el ruedo político”

Para el arzobispo de Oviedo "hay gente que usa las malas artes de la confrontación más provocativa, para perpetuarse en el poder"

Mons. Jesus Sanz Montes en Covadonga / DAMIAN ARIENZA
photo_cameraMons. Jesus Sanz Montes en Covadonga / DAMIAN ARIENZA

Ante el ambiente hostil que se ha creado entre los políticos, incluso en la calle derivada de la crisis del Covid-19, al arzobispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz Montes , "le da pena" cuando ve esa "especie de esperpento en el ruedo político". Para el obispo, "hay gente que utilizando las malas artes de la mentira, de la insidia, de la confrontación más provocativa, pretenden utilizar esta circunstancia para perpetuarse en el poder o arrebatarlo por un módico precio".

Así lo ha declarado en una entrevista publicada por la archidiócesis asturiana. "Esa actitud me parece lamentable y no construye más que la pretensión de quienes se quieren aprovechar de una situación bien dolorosa para unos intereses que no son transparentes ni puros, sino que tienen la catadura moral más baja y más imperdonable", afirma.

"El cristiano no debe entrar en esa liza" 

Jesús Sanz considera que este espectáculo genera después "en falta de medidas que sean las adecuadas, en una transparencia que haga honor a la verdad, en un estar realmente gobernando y mirando el bien para las personas y la reconstrucción de la sociedad".

Y para el obispo, ante este espectáculo tan lamentable, "el cristiano creo que no debe entrar en esa liza para ser una voz más. La posición cristiana es la de construir la esperanza, la de ser testigos de ese Dios que está cercano, que es no tanto rival de nuestra desgracia, sino cómplice de lo mejor".  

"La pandemia ha servido para purificarnos" 

Además de manifestar su opinión ante los episodios que se están viendo entre la clase dirigente política, Sanz Montes explica también cómo ha afectado esta crisis al mundo y a la Iglesia.

"Cuando ocurre una catástrofe así, de esta índole, que es en este caso, también universal, ves que la vida no está en tus manos, y que a veces hace falta muy poquito para que se quede descolocado aquello que tú creías que estaba bajo tu control...Es una ocasión preciosa para volver a poner en el centro al Señor", señala. 

Respecto si esta pandemia es un castigo de Dios, explica: "Si por castigo entendemos mordaza, mazazo, fusilamiento de madrugada, pues evidentemente ese tipo de castigo no coincide con la entraña de Dios. Pero la etimología de la palabra castigo viene de dos términos: el sustantivo castus, que significa “puro”, y el verbo agere, que significa “hacer”. Entiendo que toda esta circunstancia ha servido para purificarnos". 

Añade que el planteamiento de vida antes de la pandemia "nos estaba deshumanizando, que nos hacía focalizar nuestras energías, nuestras esperanzas e intereses en cosas que luego se ha demostrado que no valen la pena, y que son enormemente vulnerables, mientras que quizás por la circunstancia hemos podido recuperar lo que es sólido, lo que tiene fundamento y que realmente es fuente de gozo, de convivencia y alegría". 

Funeral en toda España 

En esta pandemia que han fallecido más de 27.000 personas, entre ellos un buen número de sacerdotes, el arzobispo de Oviedo afirma que reza todos los días por ellos y recuerda el funeral simultáneo que se celebrará en España el próximo domingo 26 de julio, en la que todas las catedrales presidirán una misa a las 12 del mediodía en la que se unirán en comunión eclesial en España para "pedir al buen Dios por el eterno descanso de estas personas que hemos tenido que despedir de esta manera. Aquí en Asturias además de hacerlo en la Catedral yo lo voy a extender también a todas las parroquias asturianas", anuncia. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?