Diócesis

Nueve mujeres recibirán en Alicante la insignia “Pro Ecclesia Diocesana”

Se reconoce preferentemente a los laicos que destacan por su servicio pastoral

Insignias.
photo_cameraInsignias.

Mañana, domingo 10 de noviembre, el obispo de la diócesis Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, presidirá el acto en que se reconoce preferentemente a laicos - en esta ocasión, a nueve mujeres y tres hombres – con la insignia “Pro Ecclesia Diocesana” el servicio pastoral que prestan a la diócesis y a la sociedad. Tendrá lugar en el Salón de Actos del Obispado, en Alicante, y dará comienzo a las 18
horas.

Las insignias llevan grabado el crismón que forma parte de la imagen institucional de la diócesis, junto con la inscripción “Pro Ecclesia Diocesana. Orihuela-Alicante”. En el reverso de la insignia figura la imagen de la “Virgen Entronizada con el Niño”, conocida como Virgen de Gracia, datada a finales del siglo XIII, y que se encuentra actualmente en el Museo de Arte Diocesano.

Junto a la imagen de la Virgen hay una inscripción: “Que nuestra Iglesia Diocesana sea más fraternal y misionera”.

Se trata de la undécima edición de una iniciativa que se puso en marcha en 2009 y que “desde entonces se ha convertido en una cita anual con la que reconocer la labor de algunas personas más destacadas de la diócesis por su trabajo desinteresado y voluntario día tras día, siempre en el marco del Día de la Iglesia Diocesana que se celebra a nivel nacional”, según han afirmado fuentes del Obispado a Religión Confidencial.

“Llama la atención la dedicación de las doce personas distinguidas, en la mayoría de casos durante toda una vida, al bien de la comunidad y al trabajo por ayudar a los demás”, han destacado a este digital. 

Nueve mujeres y tres hombres

En esta ocasión las personas que recibirán la insignia proceden de Alicante, Pilar de la Horadada, San Bartolomé, Orihuela y Elche.

Antoñita Llorens (Alicante, 1928) comenzó, cuando no existía todavía Cáritas en Alicante, junto con algunas amigas a trabajar con los más desfavorecidos. Actualmente es presidenta de Cáritas Parroquial tras 70 años de entrega.

Pedro Vicente Agulló y Paquita Bernad fueron de los primeros matrimonios, en 1969, que se agruparon, fundando un año después el Movimiento Familiar Cristiano, llegando a ser Vicepresidentes nacionales a finales de los años 90, y siguen siendo miembros activos.

Entre las personas reconocidas, también figura Julio Martín-Maestro, que fue presidente de Cáritas Diocesana promoviendo cincuenta proyectos para ayudar a los más pobres de la diócesis.

Por su parte, María Ángeles Martín ha dedicado incontables horas durante más de treinta años a impartir catequesis, como también María Teresa Sala, que desde hace 60 años también es catequista; Emilia Pérez, como catequista de Comunión; y Jesús Fernández-Pacheco, que actualmente es director del Secretariado de Pastoral Obrera.

Rosario Martínez, de 94 años, trabajó como enfermera. Durante más de veinte años atendió a sacerdotes enfermos y mayores en la Casa Sacerdotal. También la Hermana Rosario García, carmelita, se ha dedicado a atender sacerdotes. 

También serán distinguidas Francisca Ocaña, muy dedicada a tareas sociales, e Irene
Gumbao
, que se ha caracterizado por su abnegación en la parroquia.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?