Diócesis

Mons. Benavent: “Benedicto XVI no se sometió a juicios humanos ni buscó éxitos o reconocimientos”

“Fue un Papa de la fe, profesada con la humildad de quien no impone su manera de ver las cosas”, afirma el arzobispo de Valencia

photo_camera Misa por Benedicto XVI en la catedral de Valencia. Foto: A. Saiz/AVAN

El arzobispo de Valencia, monseñor Enrique Benavent, presidió el lunes por la tarde en la Catedral una misa solemne en sufragio del Papa emérito Benedicto XVI, quien “no se sometió a juicios humanos ni buscó éxitos o reconocimientos que vienen del mundo”, afirmó el prelado. 

Según recordó el arzobispo en su homilía, Benedicto XVI ha sido un “Papa de la fe” - a cuyo servicio puso su teología, su predicación y sus enseñanzas-, y de una “fe profesada con humildad”, con la humildad “de quien sabe que la fe del hombre incluso más creyente siempre puede estar amenazada por el abismo de la duda y con la humildad de quien no impone su manera de ver las cosas”.

Sin “espíritu de erudición”

En sus años de pontificado fue un papa de la palabra, “sus homilías e intervenciones magisteriales alimentaban al pueblo de Dios con las riquezas de la palabra". Pero en él “no había espíritu de erudición, -‘creí por eso hablé’”-. Por ello, "más que un Papa de la palabra fue un Papa de la fe, como ha dejado claro en su testamento espiritual”.

Durante la misa oficiada el lunes en la Catedral, el arzobispo de Valencia aseguró, igualmente, que “sin duda alguna, el papa emérito, cuyas cualidades e inclinación natural lo predisponían al estudio y enseñanza de la teología, nunca imaginó que sería llamado al ministerio de Pedro. Pero lo aceptó como un humilde trabajador de la viña del Señor y mientras sus fuerzas se lo permitieron”.

“Como teólogo, obispo, prefecto de la congregación de la Doctrina de la Fe, Papa y Papa emérito, ha prestado un gran servicio al Señor y su Iglesia, un servicio por el que hoy damos gracias a Dios”, aseguró.

“Se convirtió en grano de trigo”

Igualmente, monseñor Benavent afirmó que “el papa emérito fue un sembrador del Evangelio”,  y alimentó la fe del pueblo de Dios, recordando  que "la autenticidad de una vida sacerdotal está en el capacidad de convertirse en grano de trigo, aparentemente insignificante, pero que en realidad es lo que produce fruto”.

“En un momento de su vida, entró en silencio, se convirtió en grano de trigo, y ese tiempo de silencio no fue inútil, en el sufrimiento da el hombre más que en acción, no sólo en energía, sino en su sustancia máxima”.

Según monseñor Benavent, “la Iglesia se edifica y crece por la entrega de los cristianos a su misión, tanto en el tiempo en el que estamos llamados a ser sembradores de la palabra como cuando nos llega el momento de convertirnos en grano de trigo, cuya misión es desgastarnos a nosotros mismos. Es entonces cuando experimentamos que aun cuando el hombre exterior se va desmoronando el hombre interior se va renovando día a día”.

Finalmente, el Arzobispo de Valencia pidió por el papa emérito Benedicto XVI “para que su deseo de vida se haya visto saciada y para que esa confianza en Cristo que con su amor purifica nuestras faltas y que en el día del juicio será al mismo tiempo juez y abogado, se haya visto recompensada”.

La misa fue concelebrada por el cardenal arzobispo emérito de Valencia, Antonio Cañizares, y los Obispos auxiliares de Valencia, monseñores Arturo Ros, Javier Salinas y Vicente Juan, junto a los valencianos monseñores Manuel Ureña y Joan Piris, arzobispo emérito de Zaragoza y obispo emérito de Lleida, respectivamente. Igualmente, participaron numerosos sacerdotes, religiosos y fieles de la Archidiócesis.

Misa por Benedicto XVI en la Basílica de la Virgen

Del mismo modo, la Basílica de la Virgen de los Desamparados acogerá una misa solemne por el Papa Benedicto XVI hoy, miércoles, 11 de enero, a las 18:30 horas y en todas las iglesias parroquiales, santuarios y comunidades religiosas se celebrará una Misa exequial. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?