Diócesis

El mantenimiento de los templos santanderinos se ve afectado por la crisis y el descenso de las colectas.

La Diócesis de Santander celebró el pasado domingo la Jornada 'Pro Templos', que trató de concienciar a los fieles sobre la necesidad de contribuir económicamente para "mantener y conservar con dignidad" los edificios religiosos, como los 1.200 que hay esta diócesis, así como para contar con los medios necesarios para construir nuevos templos.

Este año, el lema que presidió la jornada es 'La Fe crece en Comunidad', en alusión al 'Año de la Fe' que la iglesia universal está celebrando desde octubre pasado y que concluirá en noviembre próximo. Es en la comunidad eclesial "donde la fe personal crece y madura", resaltó el obispo de Santander, monseñor Vicente Jiménez, en una Carta Pastoral en la que también solicitaba la "colaboración generosa" de los fieles.

Esta campaña ha sido necesaria por el descenso de las colectas. Con motivo de la crisis económica, la recaudación ha ido cayendo paulatinamente y la Diócesis ha tenido que afrontar inversiones por la rehabilitación, conservación y edificación de nuevas iglesias, como ha sido la construcción de la nueva iglesia de Nuestra Señora del Carmen en Nueva Montaña, que fue inaugurada hace dos años y cuyo coste superó los tres millones de euros. Del mismo modo, en diciembre pasado se consagró la nueva iglesia parroquial de Unquera cuyo coste ha superado el millón de euros.

Por este motivo, mediante una colecta especial, se pidió la colaboración de todos los fieles y de aquellas personas que "valoran la labor que realiza la Iglesia en favor del bien común". El obispo recuerda que habitualmente la comunidad cristiana se reúne en los templos parroquiales y destaca que este lugar es, además, "el rostro histórico y creativo" de las generaciones que nos han precedido.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?