Diócesis

La labor de los capellanes en los hospitales valencianos: “Sí,quiero despedirme”

Salvador, ingresado por el COVID-19, no pudo asistir al entierro de su padre, que falleció por el virus

Salvador, ingresado por el COVID-19 junto al capellán.
photo_cameraSalvador, ingresado por el COVID-19 junto al capellán.

La historia de Salvador T. P. es dura, como la de otros muchos. Su padre, también llamado Salvador, ingresó en el Hospital Clínico de Valencia el pasado 23 de marzo a causa de la infección de Covid-19. Ambos lo habían contraído. El hijo fue ingresado en otro hospital valenciano. 
 
Salvador padre, que pertenecía hacía ya muchos años a la Junta de Honor del Altar del Tossal de San Vicente Ferrer, “no pudo vencer en esta lucha en la que muchos de nuestros amigos, seres queridos y conciudadanos se encuentran, y murió el miércoles 25, día de la Anunciación de Nuestro Señor Jesucristo”, según ha relatado Luis Sánchez, delegado episcopal para la Pastoral de Enfermos y Mayores del Arzobispado de Valencia.

Responso íntimo 
 

En el cementerio valenciano de Benimaclet se celebró un responso íntimo por su eterno descanso rodeado de sus familiares más directos: un hermano, su hija y sus nietas. “Pero faltaba uno, su hijo Salvador, que no pudo asistir a causa de estar en aislamiento por el virus Covid-19”. 
 
El responso fue presidido por José Antonio Varela, párroco de la Nuestra Señora de la Asunción de Benimaclet, acompañado por Juan José Segarra, párroco de la Santísima Cruz de Alaquàs, capellán del Hospital Clínico de Valencia y amigo de la familia. 
 
Toda la celebración fue grabada en vídeo por el capellán quien, al día siguiente, 28 de marzo, visitó a Salvador, hijo del fallecido, “para atender a su cuidado espiritual y humano, que se encuentra en aislamiento estricto”. 

El capellán ofreció al hijo ver el vídeo del entierro


El capellán “le animó con la esperanza de la resurrección y la vida eterna”, le habló de la grabación del entierro, le preguntó si quería verla y Salvador “no dudó un instante” y dijo: “Sí, quiero despedirme de mi padre”. Durante algo menos de 10 minutos “visionó la celebración de despedida de su padre entre lágrimas. Había silencio y tristeza”. 
 
Al acabar, Salvador se sintió “profundamente agradecido de haber tenido la ocasión de poder haberse despedido de su padre. Para fortalecer su cuerpo y su alma, Juan José, el capellán, le administró los Sacramentos”.

Con la Unción de los Enfermos y el Viático, recibió también la Indulgencia plenaria “uniéndose espiritualmente a la Oración extraordinaria con la bendición ´Urbi et Orbi` que el Papa Francisco había realizado pocas horas antes en la Plaza de San Pedro, en estos momentos de tan gran sufrimiento que estamos viviendo”, ha explicado Sánchez.
 
“Ésta es una de tantas historias silenciosas sobre la labor de los capellanes de hospital, personas idóneas, religiosas y religiosos que atienden a los enfermos, tratando de llevarles la esperanza cristiana”, ha señalado Luis Sánchez. 

Volcados en la asistencia espiritual 

El Arzobispado de Valencia y su delegación de Pastoral de los Enfermos y Mayores, con un “gran equipo humano” formado por más de 60 sacerdotes, personas idóneas y religiosos, “se encuentra volcado en asistir espiritual y religiosamente, en todos los hospitales públicos y privados de nuestra diócesis, a la multitud de enfermos que se están infectando por el Covid-19, todos con grandes medidas de aislamiento y muchos de ellos en nuestras UCI”, han destacado a Religión Confidencial.
 
Además, “todo este consuelo y esperanza también lo derraman sobre sus familiares y seres queridos, que en estos momentos de gran sufrimiento y amargura muchas veces no pueden ni siquiera visitarlos, ni despedirse de ellos en la hora de su último suspiro” y también reciben atención “nuestros esforzados profesionales sanitarios que, con gran riesgo de sus vidas, se dedican a cuidar a tantos pacientes que saturan nuestros centros sanitarios”, han destacado.
 
Otros muchos enfermos son aislados en sus domicilios y en las residencias de personas mayores, dependientes y discapacitados: “a todos ellos llega la acción pastoral de la Iglesia gracias a los numerosos sacerdotes, religiosas, religiosos y agentes pastorales que los atienden allí donde se encuentran, aun en medio de grandes dificultades y peligro de contagio”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?