Diócesis

La diócesis de Valencia inicia este domingo el Año Jubilar San Francisco de Borja

Concedido por el Papa Francisco con motivo del 350 aniversario de su canonización, hasta el 3 de octubre de 2022, 450 aniversario de su muerte

Colegiata de Gandía, Valencia, templo jubilar.
photo_camera Colegiata de Gandía, Valencia, templo jubilar.

La diócesis de Valencia iniciará este próximo domingo, 3 de octubre, las celebraciones por el Año Jubilar San Francisco de Borja (Gandía, 1510-Roma, 1572), concedido por el Papa Francisco en el 350 aniversario de la canonización del santo, que se cumple también el 3 de octubre, y el 450 aniversario de su muerte, en 2022.

El “Año Jubilar de San Francisco de Borja” fue solicitado por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, a petición de los padres Jesuitas de Valencia, el Abad de la Insigne Colegiata de Gandía, los párrocos de la parroquia de Santa Cruz de Llombai y de la Natividad de Nuestra Señora de Turís, y de las parroquias de la Archidiócesis de Valencia cuyo titular es San Francisco de Borja (en la ciudad de Valencia, en Gandía y en Vall de Gallinera-Carroja).

Para ello, han sido declarados “templos jubilares” las iglesias regidas por la Compañía de Jesús en la Archidiócesis, las parroquias cuyo titular es San Francisco de Borja, las parroquias Santa Cruz de Llombai y Natividad de Turís, y la Insigne Colegiata de Gandía.

El arzobispo de Valencia, cuando fue anunciada por la Santa Sede esta concesión y tal como informó Religión Confidencial el 23 de abril, agradecía “a Dios y a la Santa Sede esta concesión”, que solicitó en una carta dirigida, el 10 de abril de 2021, al Penitenciario Mayor, Mauro, Cardenal Piacenza.

“Intensificar su conocimiento y devoción”

Cañizares destacaba en esa carta que la finalidad que se persigue es “intensificar el conocimiento y devoción de la figura excepcional de San Francisco de Borja, fiel hijo y seguidor de San Ignacio, segundo General de la recién fundada Compañía, sacerdote, laico presente y activo en la vida pública pues, además de duque de Gandía marqués de Llombay, fue consejero de Carlos V, Virrey de Cataluña, tuvo que ver con la célebre batalla de Lepanto -decisiva para la Europa cristiana y para la Iglesia-, fue amigo de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de Ávila, entre otros santos, y padre ejemplar de ocho hijos en su vida de matrimonio”.

Igualmente, el cardenal añadía que “además de su santidad, San Francisco de Borja presenta unos rasgos para el momento presente de una gran luz y actualidad, y ofrece un ejemplo de santidad heroica para los tiempos que corremos. Abrió las puertas de la Compañía a los judíos, moriscos e indígenas, algo inaudito por entonces; obras cumbres suyas como General de la Compañía fueron la educación de la juventud, la promoción de las misiones y de la predicación, que influyó mucho, por ejemplo, en el dominico Fray Luis de Granada; puso todo su afán en el Colegio Romano y en las misiones americanas; modelo, pues, como fiel cristiano laico en la vida pública, y como esposo y padre, santo sacerdote y jesuita, renovador de la Iglesia y protagonista de lo que hoy denominamos ´nueva evangelización` en aquellos momentos suyos”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?