Diócesis

La diócesis de Getafe lanza la campaña “apadrina a un seminarista”

El Seminario Menor del obispado tiene cada vez más demanda de chicos que quieren entrar a discernir su vocación al sacerdocio

Monseñor Ginés García Beltrán.
photo_camera Monseñor Ginés García Beltrán.

El Colegio y Seminario de Rozas, perteneciente a la diócesis de Getafe, ha puesto en marcha la campaña “Apadrina a un seminarista” con el objetivo de recaudar fondos para que los jóvenes tengan la oportunidad de dar respuesta a la llamada de Dios y de profundizar en su fe en el Seminario Menor de Rozas.

“La formación anual de un seminarista en nuestro centro tiene un coste medio de 414 € mensuales (incluyendo todos los gastos de transporte, alojamiento, manutención, formación académica y espiritual). Muchas familias no pueden afrontar esa cuota y por eso lanzamos esta campaña de búsqueda de benefactores que, a través de sus aportaciones, consigan hacer accesible el centro a quienes sienten ese deseo, pero se ven condicionados por su situación económica”, afirma el Padre Miguel Díaz Sierra, rector del Seminario.

“El Seminario Menor, a través de la diócesis de Getafe, ha permanecido siempre cerca de esas familias, pero cada vez son más las necesidades, y, gracias a Dios, también mayor la demanda para acceder al centro. Por eso hemos visto necesario implicar a todas aquellas personas que cada día rezan por las vocaciones y que con este proyecto tienen la oportunidad de apoyar vocaciones concretas”, continúa.

Ninguno nació sacerdote 

En palabras de Monseñor Ginés García Beltrán, obispo de la diócesis de Getafe, “el Seminario Menor de Rozas es el proyecto fundamental que mueve el colegio de Rozas. El colegio existe porque existe el Seminario. En este Seminario vive un grupo de jóvenes que quiere descubrir la voluntad de Dios en sus vidas; qué quiere buscar lo que Dios espera de ellos”.

En un vídeo divulgativo, García Beltrán expresa: "¿Habéis pensado alguna vez que ninguno de nosotros nació sacerdote? porque sacerdote nos hicimos porque Dios nos llamó y nosotros dijimos que sí". 

A los pies de San José 

Para hacer sus donativos, los interesados tienen que acceder a la página web del Colegio y Seminario de Rozas a través del siguiente enlace: https://rozascs.org/apadrina-a-un-seminarista/. Desde allí, deben seleccionar el importe mensual que quieren asignar a esta causa. Se necesitan 28 personas que aporten 15€ al mes para cubrir los gastos mensuales de un seminarista.

Además, los benefactores tienen la posibilidad de enviar al Seminario Menor una oración o intención concreta que será puesta a los pies de San José y se ofrecerá en la misa que se celebra cada primer miércoles de mes por todos los bienhechores.

El importe íntegro de las donaciones se invierte en becas directas a la escolarización, alojamiento, manutención y transporte de los seminaristas; actividades de formación en el propio centro y fuera del mismo: talleres de música, talleres de arte, evangelización, actividades deportivas, visitas culturales, etc.. y mejora de las instalaciones donde viven para que sea cada vez más una segunda casa: acceso al Seminario, modernizar sus habitaciones, crear más espacios comunes, nuevas instalaciones deportivas, entre otros. 

"Todos tenemos una vocación" 

Para promocionar la campaña, el Seminario Menor ha creado una serie de piezas audiovisuales inspirada en la frase de G.K. Chesterton: “A cada época la salva un pequeño puñado de hombres que tienen el coraje de ser inactuales”

En palabras de Ainhoa Suárez, administradora del Colegio y Seminario de Rozas, “todos tenemos una vocación. Todos estamos llamados a descubrirla. Pero también necesitamos de esas personas que han estado a nuestro lado, haciéndonos ver lo mucho que valemos, animándonos a seguir adelante cuando algo parece “una locura” pero nos ilusiona profundamente. En el Seminario Menor queremos acoger esas primeras llamadas y acompañarlas, para que aquello que Dios ha soñado para cada chico que pasa por aquí pueda hacerse realidad. Esta generación de jóvenes, está llamada a ir contracorriente, pero necesitamos una mano que nos acompañe en ese viaje, sino, acabaremos siguiendo a esa masa que nos arrastra, sin saber muy bien adónde”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?