Diócesis

Fiesta de san José Obrero

La diócesis de Bilbao presenta un vídeo de la historia de la pastoral obrera con motivo del 1 de mayo

La película, que recoge testimonios de personas de la iglesia local de Vizcaya, será estrenada en la web del obispado

Cartel de la diócesis de Bilbao.
photo_camera Cartel de la diócesis de Bilbao.

“Pastoral Obrera en Bizkaia. Fermento en la masa” es el título del vídeo que ha elaborado el departamento de comunicación de la diócesis de Bilbao para acercar la historia de esta pastoral en el País Vasco, con motivo del 1 de mayo, fiesta de san José Obrero. 

El clip muestra testimonios de personas de la Iglesia local que a lo largo de las últimas décadas la han vivido de cerca.

La película completa será estrenada en la web del obispado mañana martes 1 de mayo. “30 minutos –explican sus realizadores- es un tiempo escaso para narrar lo que ha sido la vida de la pastoral obrera en nuestra diócesis. Y, sin embargo, sabiendo que dejamos muchas cosas en el tintero, es lo que hemos tratado de hacer con este”.

Acción Católica

“Las relaciones de la Iglesia local de Bilbao con el mundo obrero, estaban determinados por movimientos especializados de Acción Católica en dicho ambiente”, se indica en el vídeo.  

La pastoral obrera trata de llevar adelante la tarea evangelizadora teniendo como centro a los hombres y mujeres del mundo obrero y del trabajo. “En este tiempo tenemos especialmente presentes las consecuencias de la actual crisis económica y cómo están afectando las medidas que se están adoptando: desempleo, precariedad, reforma laboral, recortes sociales… que impide a muchas personas construir su proyecto de humanización”, señala la diócesis.

El obispado avanza el vídeo con un pequeño tráiler

Otros obispados

Las distintas diócesis se unen al 1 de mayo de diversas maneras. Así el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha escrito una extensísima carta en la recuerda que “el trabajo es un don de Dios que nos unge de su dignidad” y subraya que “trabajar es siempre trabajar por alguien, olvidarse de sí mismo para darse a los otros. El trabajo tiene una función social. Con el trabajo contribuyen los trabajadores a que el mundo funcione, cuando se hace por el bien común además de ganarse el pan. La capacidad de donarse a los demás es más importante que la actividad laboral”.

Asimismo, Osoro explica el motivo que le ha llevado a escribir esta larga misiva: “Uno de los problemas más graves de nuestra sociedad, que afecta de manera especial a nuestros jóvenes, tiene que ver con el trabajo. Con motivo del 1 de mayo, cuando festejamos san José Obrero, quiero ofrecer unas reflexiones que orienten nuestra vida cristiana y que faciliten discernir el momento que vive el mundo del trabajo. Los hombres y mujeres de fe debemos acercarnos a quienes se ven privados de un empleo digno, como se acercó el Señor a los discípulos de Emaús, para encontrarnos con ellos en sus propios itinerarios.

A quien atraviesa la noche oscura y terrible del desempleo prolongado o se encuentra a la intemperie con un trabajo precario que no asegura la integración social, a tantas personas que luchan por el reconocimiento de sus derechos laborales y sociales… A todos debemos regalar el calor de la presencia del Señor Resucitado, nuestro más valioso tesoro”.

Por su parte, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, presenta también una carta pastoral y un vídeo con motivo de la fiesta cristiana del trabajo, en la que hace hincapié en las entidades de la Iglesia que su objetivo es el compromiso cristiano cerca del mundo del trabajo: Hermandades Obreras de Acción Católica, (HOAC), Juventud Obrera Cristiana (JOC), Hermandades del Trabajo y la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera.

“Muchos son los retos a los que deben hacer frente hoy los trabajadores: el desempleo que no acaba, los salarios insuficientes, la explotación de los inmigrantes, los horarios excesivos y la dificultad para conciliar la vida laboral y familiar, problemas que mellan la dignidad de las personas y generan exclusión y pobreza”, subraya.

Eucaristías como signo de solidaridad

Por su parte, las entidades promotoras de “Iglesia por el Trabajo Decente”  han difundido un manifiesto, en el que denuncian el “injusto marco laboral y social” actual de nuestro país y “la falta de trabajo decente para todas y todos en nuestra sociedad”. Anuncian, a su vez, la convocatoria de Eucaristías “en acción de gracias por el don del trabajo humano y como signo de solidaridad con quienes sufren la deshumanización del trabajo”.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes