Diócesis

Uno de los objetivos es prevenir la reincidencia en la delincuencia

La diócesis de Alicante promueve ayudas a más de dos mil presos y sus familias durante la Navidad

El obispado pretende impulsar las casas de acogida que permitan a los presos reinsertarse en la sociedad

Cartel de la campaña.
photo_cameraCartel de la campaña.

En la diócesis de Orihuela-Alicante estos días navideños se celebra la campaña “Navidad. Nacer a la libertad, nacer de nuevo”, para ayudar a los más de 2.000 presos de las cárceles de la provincia de Alicante y atender las necesidades de sus familias y entorno.

La campaña la lleva a cabo el Secretariado de Pastoral Penitenciaria de la diócesis alicantina, junto con el CEU Universidad Cardenal Herrera de Elche, que colabora desde el año 2.002, por ejemplo, editando los dípticos y carteles.

Tal y como han explicado a Religión Confidencial fuentes del obispado, se busca implicar a toda la sociedad, “no sólo sensibilizando, sino consiguiendo objetivos concretos, como son seguir dotando de recursos económicos a las casas de acogida que permiten hacer de puente entre la vida de la cárcel y la vida en libertad, facilitando su reinserción”. 

Quienes deseen colaborar en esta campaña, pueden ingresar sus donativos a una cuenta corriente que ha habilitado el obispado o entregándolos en mano, también a alguno de los capellanes de las cárceles alicantinas.

Ayudas a hijos de los presos

Las casas de acogida para presos gestionadas son San Vicente de Paúl, para mujeres, y Pedro Arrupe, para hombres. “Facilitar la reinserción es también prevenir la reincidencia en la delincuencia, frenar la marginalidad y facilitar la igualdad de oportunidades, y que los niños que tienen en prisión ahora a su padre o a su madre, o un familiar, que sufren la pobreza, no sean los presos del mañana”, afirman desde el obispado.

Además, con esta campaña navideña se quiere “seguir ayudando económicamente a las familias de los presos, con alimentos, ayudas para comedor escolar de los niños y libros de texto, pago de medicinas y otras necesidades urgentes”.

Una ayuda muy en concreto, “que agradecen especialmente los presos” – señalan a RC-  es ayudar económicamente a los presos españoles y extranjeros a comunicarse telefónicamente con la familia estos días, así como ayudar a las familias para que puedan visitarles en la cárcel.

Las dificultades al salir de la cárcel

Por otra parte, se pretende ayudar a los presos a la inserción socio-laboral, para que los que tienen más dificultades puedan acceder al mercado laboral, ayudándoles a que se planteen la vida con valores como el trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad familiar y social.

En la provincia de Alicante hay 3 cárceles: el Centro Penitenciario Fontcalent, el de Villena y el Psiquiátrico Penitenciario.

Según ha sabido este Confidencial de fuentes sindicales penitenciarias, “en las cárceles alicantinas hay hacinamiento, algunos presos no quieren salir a la calle a disfrutar del tercer grado por las nulas posibilidades laborales, y no se facilita debidamente la reinserción, de modo que casi el 55% de los presos vuelven luego a cometer delitos”.


 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable