Diócesis

Corpus Christi en Toledo. Testimonio de Álvaro, primer diácono ordenado en Guadalupe: “Impresiona cómo la gente se arrodilla cuando pasa el Santísimo”

"Miles de personas conservan vivo ese sentimiento de que realmente Jesús está presente en el Santísimo Sacramento del Altar", afirma

Álvaro Serrano, futuro diácono de la archidiócesis de Toledo.
photo_camera Álvaro Serrano, futuro diácono de la archidiócesis de Toledo.

Los medios locales han definido este Corpus Christi de Toledo 2022 como un. acontecimiento impresionante y esperado tras la vuelta a la normalidad después de la pandemia. Primero, a las 10.00 horas, misa en la Catedral Primada, una solemne concelebración en rito hispano-mozárabe y presidida por el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Mons. Francisco Cerro Chaves. 

Después, recorrido procesional por las calles del Casco Histórico, desfile de gigantones y la singular tarasca. 

Los sacerdotes traen a Dios a la tierra 

Álvaro Serrano, seminarista de la archidiócesis de Toledo, ha relatado a Religión Confidencial algunas de sus impresiones sobre esta tradicional fiesta litúrgica y procesión,  el día grande de Toledo. 

El próximo 18 de junio recibirá la ordenación diaconal en el Monasterio Guadalupe. Es la primera vez que un diácono diocesano se va a ordenar en Guadalupe. Una de sus acciones más originales ha sido la creación del portal "Misa en Casa"

Álvaro ha oficiado como futuro diácono en la celebración de la misa en la Catedral Primada y ha participado también en la imponente procesión del Corpus Christi en Toledo que, pese a las altas temperaturas, la ciudad ha vivido su día más especial. Las calles, repletas de miles de flores y adornada con toldos y farolas, pero también puntos de entrega de abanicos y botellas de agua. 

"El día de hoy en Toledo ha sido como ese anticipo que Dios espera de los sacerdotes, porque los sacerdotes traen a Dios a la tierra, con sus manos. Convierten un poquito de pan y un poquito de vino, en el Cuerpo y la Sangre del Señor. Y eso lo saben muy bien en Toledo, que hoy hemos celebrado el Corpus, su fiesta mayor, su fiesta grande, donde miles de toledanos y miles de personas de otras ciudades han llegado para rendirle culto, para rendirle un homenaje". 

"Impresionante estar delante de la Custodia" 

Álvaro se emociona: "Es impresionante estar delante de la Custodia de Arfe de tantos siglos de historia. Una de las cosas que más impresionaba es cuando pasaba el Santísimo, cómo la gente se arrodillaba. Y cómo, a pesar del calor y de las piedras de las calles, la gente aún conserva vivo ese sentimiento de que realmente Jesús está presente en el Santísimo Sacramento del Altar, en ese trozo de pan, que nos dice nuestra fe". 

Álvaro Serrano.
Álvaro Serrano.

También el arzobispo de Toledo, en la homilía de la misa solemne, ha destacado la importancia de esta celebración del Corpus Christi "única porque hemos estado esperando que llegase este gran momento, de ver a Dios en la calle, en esta procesión única en el mundo”.

La Eucaristía, remedio de nuestra soledad 

El prelado ha indicado así mismo que “podemos decir que la Eucaristía es el remedio a nuestra soledad; quien ha conocido a Jesucristo en la Eucaristía, no está nunca solo. Jesús se hace compañero, amigo inseparable, capaz de suscitar, en nosotros, el gozo y la alegría de vivir”. 

Además, ha subrayado las tres claves de la Eucaristía: Misterio de fe, que alimenta la vida; Misterio de esperanza, para un mundo que la ha perdido; Misterio de caridad, para tener presentes a los que sufren.

Palabras en la plaza de Zocodover 

Posteriormente y al final de la procesión, Mons. Francisco Cerro ha pronunciado su alocución en la toledana plaza de Zocodover, ante el Santísimo Sacramento, presente en la Custodia de Arfe, como es tradición y costumbre, ante la multitud congregada en este punto de la capital castellano-manchega.

“Gracias por estar aquí. Gracias por tu amor, por tanto como hemos recibido“. “Pedimos por la paz y por tantos los que sufren; los que viven en las periferias del sufrimiento”. 

“Queremos volver a recobrar todas nuestras raíces cristianas fundamentales, para cuidar la vida, la familia, los ancianos, los inmigrantes,  todos aquellos que nos repiten que recemos por ellos. Esas personas que nos encontramos en el camino de la vida” ha sido otra de las exhortaciones de Mons. Cerro.

“Te pedimos por esta humanidad que quiere encontrar el sentido de la esperanza, en un mundo desesperanzado. Te pedimos, con el Papa Francisco, que otro mundo es posible” ha abundado el prelado.

“Transforma nuestro corazón para que vivamos según el corazón de Dios, donde los pobres, los niños, los enfermos, los ancianos, los impedidos, los que no tienen trabajo; tantos y tantos, encuentren en la Eucaristía, en ese misterio de fe, la alegría y el gozo para seguir esperando. Y ten en cuenta todo lo que llevamos en nuestro corazón“. Así ha concluido su alocución el Primado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?