Diócesis

Caso Fundaciones: Osoro, citado a declarar la semana que viene por demandas de acoso laboral

Si no se presenta, el juez podría declararle confeso y dar la razón a los demandantes

Cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid. Foto: Archimadrid.
photo_camera Cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid. Foto: Archimadrid.

El caso Fundaciones del arzobispado de Madrid continúa su curso en los tribunales. Los próximos días 27 y 28 de septiembre, el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, ha sido citado a declarar ante el juzgado social 39 de Madrid.

El pasado 31 de mayo, el ex Compliance Officer y ex secretario del patronato de la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio (FSVSC) Manuel Fernández Clemente, presentó ante los Juzgados de lo Social, una demanda por acoso laboral y moral y lesión de derechos fundamentales de los trabajadores contra el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, presidente nato de dicha Fundación y también contra la misma Fundación (FSVSC).

Asimismo, Antonio Naranjo, gerente de dicha Fundación, presentó otra demanda por acoso laboral y lesión de derechos fundamentales contra Osoro y la Fundación.

Son los dos asuntos que se van a dirimir ante el juzgado 39.

Declararle confeso

Si el arzobispo de Madrid no se presenta, el juez podría declararle confeso y dar entonces la razón a los demandantes. El abogado de Carlos Osoro es Aitor Canales Santander, del despacho del sacerdote Javier Belda, mano derecha de Osoro en el caso Fundaciones. 

En su demanda, Manuel Fernández afirma que desempeñaba las funciones de Compliance Officer en dependencia funcional directa del Patronato de la fundación, y más en concreto de su presidente Carlos Osoro, a través de sus delegados, David López Royo (antes) y actualmente Pedro Negro López.

Fernández explica en su escrito la deriva que se produjo al querer revertir el arzobispado la operación de venta de la finca de Condes del Val nº 11 de Madrid, debido a la presión mediática, para con ello, tranquilizar a los feligreses y responsabilizar a terceros, “centrando en mi persona responsabilidades que, como se acreditarán en el momento procesal oportuno, no son tal y como públicamente la están tratando, y que no deben en ningún caso desarrollarse mediante un proceso de acoso laboral, como el que vengo padeciendo de forma expresa desde el pasado mes de junio de 2020”.

Denigración profesional y personal

Fernández detalla también la reunión “tensa y llena de amenazas” que tuvo el 26 de junio de 2020, por primera vez, con Javier Belda Iniesta, nombrado el día 15 de ese mismo mes, por decreto del Arzobispo, Investigador Delegado para la Parroquia de San Jorge.

Fernández expone en la demanda que, después de aquella reunión, se inició un proceso de denigración profesional y personal, a través de muy variados mecanismos de hostigamiento y medidas de aislamiento social, entorno laboral hostil, críticas hirientes, vejaciones, burlas, subestimaciones, etc., donde únicamente se buscaba el desgaste psicológico, la presión mediática mediante un manifiesto desprestigio de la imagen, el vacío del contenido del puesto y el aislamiento profesional del entorno profesional.

Además, acusa a Javier Belda de calumnias hacia su persona, supuesto secretario de la Fundación, ante las cuales ha interpuesto querella, ante las medidas de arrinconamiento y para forzar su salida de la fundación por medios de presión.

Demanda de Antonio Naranjo

Por su parte, Antonio Naranjo también interpuso demanda laboral por acoso moral y vacío del puesto de trabajo a la FSVSC.

Naranjo fue, por decisión de Osoro, coordinador gerente de Fundaciones, integrado en una Comisión de Fundaciones participada por el obispo, Carlos Osoro, a través de su obispo auxiliar José Cobo, el ecónomo de la diócesis, José Luis Bravo, el Interventor General de la diócesis de Madrid, Julio Lage González, junto a un miembro del Consejo Económico, Javier Lapastora Turpín, presidente delegado de la Fundación El Buen Samaritano.

El devenir de su relación laboral se desarrolla en base a una confianza recíproca en los servicios desarrollados, hasta el mes de junio de 2020, en la que se incorpora a la gestión D. Javier Belda (abogado y sacerdote), cuando se buscan depurar responsabilidades en la gestión de la venta de la finca Condes del Val nº  11 de Madrid”, señala Naranjo en su demanda.

A partir de entonces, se inicia un proceso de denigración profesional y personal, a través de muy variados mecanismos de hostigamiento y generación de bulos respecto a su profesionalidad, vejaciones y medidas de agresiones verbales indirectas y contexto hostil.

Tanto Manuel Fernández como Antonio Naranjo solicitan una indemnización por daños y perjuicios tendentes a resarcir los daños morales y psíquicos producidos en la cuantía total de 100.000 euros (cada uno) dada la vulneración de sus derechos fundamentales.

Despido disciplinario

Por otra parte, el pasado 6 de julio, la cúpula de la Fundación SVSC despidió mediante despido disciplinario a Manuel Fernández y a Antonio Naranjo. Tras este despido, Fernández y Naranjo presentaron sendas demandas el pasado 4 de agosto por despido nulo e improcedente.

Si los próximos 27 y 28 de septiembre la justicia concluye que el cardenal Osoro no ha incurrido en ningún delito (acoso laboral y lesión de derechos fundamentales), el juez volverá a citarle para dirimir la demanda de despido improcedente, interpuesto por Fernández y Naranjo el pasado 4 de agosto.

La Fundación Santísima Virgen y San Celedonio es una Fundación sin ánimo de lucro dedicada a la atención asistencial e integral de personas mayores situada en la calle Condes del Val nº 11 de Madrid.

Declaración de los investigados 

Por otra parte, el próximo viernes, 24 de septiembre, el anterior delegado de Fundaciones del arzobispado de Madrid, David López Royo, declarará como investigado en el juzgado 28 de Madrid, tras la querella que interpusieron los feligreses de la parroquia de San Jorge.  Manuel Fernández Clemente lo hará el 5 de octubre.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?