Diócesis

El cardenal Cañizares propone abrir el proceso de beatificación de Justo Aznar

Durante el acto de presentación de un libro en homenaje al médico e investigador en el que han colaborado 27 investigadores, profesores y científicos

Justo Aznar.
photo_camera Justo Aznar.

Próximos a celebrar el primer aniversario del doctor Justo Aznar Lucea (1937-2021), la Universidad Católica de Valencia presentó el viernes 25 de noviembre, un libro homenaje dedicado a su persona y trayectoria investigadora, como adelantó Religión Confidencial el pasado 14 de octubre.

La obra, prologada por el cardenal Antonio Cañizares, en la que han colaborado 27 investigadores, profesores y científicos -todos ellos ligados de una u otra forma a la persona de Aznar- ofrece un compendio multidisciplinar de temas de actualidad en bioética, desde una perspectiva inspirada en el respeto a la naturaleza y dignidad humanas. 

Cañizares: “Hemos vivido junto a un santo”

Presidió  la sesión el cardenal Cañizares, quien ha propuesto, llegado el momento, que se abra el proceso de beatificación de Justo Aznar: “Fue un cristiano de una pieza; sencillo, humilde, cordial. Hemos vivido junto a un santo de la casa de al lado, y pido que se inicie el proceso de beatificación de este maestro que nunca perdió la sonrisa de sus labios”. 

Igualmente, el rector de la UCV, José Manuel Pagán, ha mostrado el “lujo” de que esta universidad joven haya contado quince años con un “maestro” como Justo: “El Papa Juan Pablo II, cuando en la Ex Corde Ecclesiae habla del perfil del profesor de una universidad católica, habla de la necesidad de integrar fe y razón, y esto es Justo Aznar”.  

Coordinadores de la obra

En la presentación tomó la palabra Julio Tudela, coordinador de la obra junto con el profesor Ginés Marco, para mostrar su agradecimiento a los autores y al rector de la UCV, que inspiró la iniciativa: “Sobre todo, gracias a Justo por su fidelidad, por el cariño cercano que nos mostró a todos y por el mejor de sus legados: buscar sin descanso la verdad para llegar a ser verdaderamente libres”. 

Tudela, que dirige el Observatorio de Bioética desde el fallecimiento de Aznar, subrayó que “investigar, analizar, aprender, discernir, comunicar para contribuir a encontrar la verdad de las cosas, de la ciencia, del ser humano, eran la pasión de Justo; lo que nos dejó a los que trabajamos con él y aprendimos de él. Pero también a los que le conocieron y siguieron en su ingente y fecunda labor”. 

Reig Plá: “La vida siempre es un bien”

El acto, que se cdelebró en el salón de actos de la Sede Santa Úrsula, contó con el obispo emérito Juan Antonio Reig, que presentó la segunda parte del libro, donde él mismo firma un capítulo. “Por su origen, identidad y destino eterno, la dignidad del hombre y de la mujer es altísima”, subrayó.

“Sólo el amor hace justicia para llamar a alguien a este mundo. El hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios, es una unidad de cuerpo y espíritu. Y Dios se ha encarnado, ha pagado el precio de su sangre para que podamos vivir en libertad. Por eso la vida siempre es un bien”, añadió. 

“Justo Aznar sigue muy activo”

Por su parte, el catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía política en la Universidad de Valencia y coautor de la obra, Vicente Bellver, se refirió a la última parte de la obra, dedicada a las vulnerabilidades y amenazas a la vida humana, que tanto trabajó el homenajeado.

“Justo se inició en la bioética cuando vio que el ser humano más vulnerable es el que no ha nacido aún. Una cruzada que defendió y fue extendiendo a otros colectivos en los que vio cuestionada la dignidad de la persona, como es en el caso de la discapacidad”. 

En este sentido, Bellver reconoció que “Justo sigue muy activo y ahora todavía más. A Justo le gustaba la excelencia y la multidisciplinariedad. Era un científico que se abrió al pensamiento, como su amigo José Sanmartín fue un filósofo que se abrió a la ciencia. Y de dicho encuentro y amistad hay frutos en esta universidad”. 

“Nunca le importó el qué dirán”

Como portavoz de la familia de Justo Aznar tomó la palabra su hijo Justo: “Nunca le importó el qué dirán y siempre manifestó la verdad. Quiero agradecer a la Universidad Católica de Valencia y a todas las personas que han elaborado este libro en homenaje a la persona de mi padre. Sin duda alguna, su ejemplo de vida profesional y personal ha dejado huella en todos nosotros”.

Asimismo, recordó a los participantes la enseñanza más valiosa que inculcó su padre a quienes vivieron con él: “No lo olvidéis, lo importante es ir al cielo”.  

Autores del libro.
Autores del libro.

 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes