Diócesis

Cañizares: “Las palabras de Macron sobre el aborto son un camino abierto hacia el infierno”

El gran canciller de la UCV ha calificado de “barbaridad de gravísimas consecuencias” sancionar a quien reza por la vida

El cardenal Cañizares, presidiendo el acto académico de Santo Tomás de Aquino.
photo_camera El cardenal Cañizares, presidiendo el acto académico de Santo Tomás de Aquino.

La Universidad Católica de Valencia (UCV) ha conmemorado la festividad de santo Tomás de Aquino -patrono de las escuelas católicas, de las universidades y de la educación- en el Campus de Valencia-Santa Úrsula con una misa y un acto académico presididos por el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares, gran canciller de la UCV.

El cardenal Cañizares ha afirmado en su homilía que “la sociedad laica que se presenta hoy es, en realidad, laicista y conlleva un pensamiento único, que considera imposición moral la defensa de la vida humana en todas las fases de su existencia, sea cual sea su tamaño o el número de células que la componen”.  

“La razón por sí sola se vuelve fría y pierde sus criterios. Se hace cruel porque no hay nada sobre ella. La limitada comprensión del hombre decide ahora por sí sola cómo se debe seguir actuando con la creación, quién debe vivir y quién debe ser apartado de la mesa de la vida. La ciencia sin conciencia se vuelve contra el hombre y lo destruye. Vemos entonces que el camino hacia el infierno está abierto.  ¿Las palabras del presidente francés sobre el aborto no son un camino abierto hacia el infierno?”, ha expuesto.

“Barbaridad” sancionar al que reza por la vida

En ese sentido, el cardenal Cañizares ha subrayado que la ley del Gobierno español que sanciona con prisión “a los que informan o rezan a favor de la vida” en las inmediaciones de las clínicas abortistas es “una barbaridad de gravísimas consecuencias”.  

Propuestas como la del presidente de Francia, Emmanuel Macron o la del Gobierno español se derivan, en opinión del gran canciller de la UCV, de la “crisis de la cultura occidental” fundada “en el intento del ser humano de volar sólo con el ala de la razón, y olvidar el ala de la fe”, siguiendo la metáfora que empleara hace años el papa Juan Pablo II: “Las consecuencias de esto son trágicas. En ausencia de Dios se gesta una sociedad en franca quiebra moral y humana, que ha perdido sus referentes y sus valores morales, su conocimiento del bien y del mal”.  

“La historia reciente demuestra que no puede haber una sociedad libre, solidaria, próspera y en progreso al margen de Dios. Su olvido quiebra el profundo sentido de las aspiraciones del ser humano y socava las bases del respeto a la dignidad humana. Quien olvida a Dios destruye la humanidad del hombre. Este es el gran problema de nuestro tiempo: la carencia de una antropología que no se construya al margen de Dios”, ha remarcado.  

Alternativa frente a aberraciones 

Por su parte, el rector, José Manuel Pagán -que ha anunciado la presentación en febrero de dos nuevos proyectos de esta Universidad, UCV 2025 y UCV Laboratorios de Investigación; además del inicio de la Secretaría Virtual y la puesta en marcha en este semestre de la segunda fase del consorcio EU-CONEXUS- ha querido reiterar el “compromiso” de la UCV con la sociedad de ofrecer una “alternativa” a cultura imperante basada en los principios del humanismo cristiano.  

“Esto exige que demos respuesta, como lo estamos haciendo, a las amenazas presentes hoy en nuestra sociedad. Pienso en el aborto y a la aberrante propuesta hecha por Emmanuel Macron de incorporarlo la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea; pienso también en la eutanasia, en la ideología de género y en tantas otras amenazas que tienen su origen en la negación de la naturaleza humana”, ha indicado.  

Por esa razón, ha subrayado la necesidad de que la UCV no renuncie a ser, “con humildad y determinación, sal y luz en estas cuestiones”, conscientes de lo “molesto” que ello puede resultar: “Es mucho más cómodo edulcorar la sal o esconder la luz, pero no estamos llamados a eso, a ir a favor de corriente, a ser políticamente correctos, a separar lo que creemos de lo que vivimos, más bien lo contrario, la realidad que nos toca vivir y que no hemos elegido, nos lleva o nos llevará a ir contracorriente, contracorriente hacia la libertad, hacia el sentido de vida. Y teniendo siempre presente que en nuestra Universidad el compromiso con la verdad no se negocia”.  

De igual modo, Pagán ha conminado al claustro de profesores de la UCV a “ayudar a encontrar el sentido de vida” a los jóvenes: “El mundo de hoy sugiere que la felicidad está en el poder, el dinero o los placeres. Frente a este planteamiento nuestra Universidad debe ofrecer una alternativa basada en la libertad. Libertad para alcanzar una vida plena, para alcanzar la felicidad, en definitiva, libres para amar, porque nacemos por amor y para amar”.  

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?