Diócesis

Barcelona une sus fuerzas en un acto conjunto de adoración al Santísimo

Bajo el lema ‘Cristo vive. Ven a adorarlo’, monseñor Omella presidirá una vigilia en la Sagrada Familia con las diversas iniciativas que han surgido en la ciudad en los últimos años

Cartel del evento.
photo_cameraCartel del evento.

La basílica de la Sagrada Familia de Barcelona acogerá el próximo 22 de junio, de 20 a 22h, una vigilia diocesana de adoración eucarística con motivo de la fiesta del Corpus Christi, presidida por el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella. Bajo el lema ‘Cristo vive. Ven a adorarlo’, el cardenal quiere reunir a las diversas iniciativas de adoración eucarística que han surgido en la ciudad condal en los últimos años.

"Jesús se hizo para los humanos el Pan de Vida con el fin de comunicarnos vida. De noche y de día, Él está allí. Si quieres que el amor crezca en ti, regresa a la Eucaristía, regresa a esa adoración”. Estas palabras de santa Teresa de Calcuta, que con insistencia apremió al mundo a arrodillarse frente el Santísimo, han tenido su eco particular en Barcelona que, de modo extraordinario e insólito, cuenta a día de hoy con cinco capillas de adoración perpetua: el Templo del Tibidabo, la parroquia de San Sebastián de Pomar (Badalona), el Real Monasterio de Santa Isabel y las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, junto con la adoración nocturna (ANE y ANFE y otra capilla en Sabadell, afirma Miguel Maristany de la Adoración Nocturna del Tibidabo. 

Petición del cardenal Omella 

El Cardenal Arzobispo de Barcelona con el responsable de la Delegación diocesana de anuncio de la fe y de iniciación cristiana, pidió a los responsables de las Capillas perpetuas y de la Adoración nocturna que organizaran la Vigilia en la Sagrada Familia, siendo fieles a la  voluntad clara de Antoni Gaudí, su arquitecto, de que fuera un templo expiatorio donde el Señor derramara su misericordia. Así, monseñor Omella recoge el guante que el papa Francisco lanzó al expresar su deseo de que uno de los pilares de su apostolado fuera a adoración eucarística.

El éxito de estas iniciativas, que quedará rubricado en la vigilia de oración conjunta del próximo 22 de junio, pone de manifiesto el redescubrimiento de la presencia del Señor en el misterio eucarístico. “Si se cree de verdad que Jesús quiso quedarse sacramentalmente con nosotros -afirmaba don Marcelo González Martín en la Conferencia de Centenario de la Adoración Nocturna Española-, es necesario detenerse para manifestar nuestra gratitud, para rendirle homenaje de culto y devoción, para obsequiarle con el tributo de las facultades del alma y de nuestro cuerpo, para meditar en lo que es y significa su presencia, para presentarle súplicas y ofrecerle alabanzas".

Secularización y zozobra 

En este tiempo secularizado y de zozobra, con una sociedad enferma de pecado y ahogada por el sufrimiento, los fieles cristianos, siguiendo a sus pastores, se vuelven hacia el rostro de Cristo e impulsan con vigor el encuentro personal e íntimo en el Santísimo Sacramento, exponen los organizadores. 

La diócesis de Barcelona se prepara con entusiasmo para este acontecimiento en el corazón de la ciudad con el deseo de interceder por las necesidades del mundo entero y de reparar por los pecados cometidos. Cientos de adoradores unirán fuerzas y expondrán la humanidad a los rayos sanadores, reconfortantes y transformadores de Jesús que irradian de la Sagrada Eucaristía.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?