Diócesis

El arzobispo de Granada presenta el libro “Juana de Castilla”, un homenaje a la reina loca que “nunca tuvo en vida”

Mª Teresa Álvarez, autora del libro: "Yo creo que sí estaba enferma, pero no de locura,  sino por la falta de afecto de los suyos"

Presentación del libro.
photo_camera Presentación del libro.

En el marco del V centenario del traslado de los restos de los Reyes Católicos desde el monasterio de San Francisco hasta la Capilla Real de Granada (donde descansan los restos de Juana de Castilla, junto a los de sus progenitores, los Reyes Católicos) esta capilla ha acogido la presentación del libro “Juana de Castilla”, de la periodista y escritora asturiana María Teresa Álvarez. 

En dicho acto, el arzobispo de Granada confesó que para él es una "gracias grande, poder celebrar este homenaje a doña Juana que en su vida no recibió, casi 500 años después. Me da mucha alegría que el libro de Mª Teresa abra el camino a una historia alternativa. Hay que reescribir muchas partes de nuestra historia. Esta novela abre una puerta a la compresión de Juana". 

Una mirada más justa a doña Juana 

Por su parte, la periodista y escritora María Teresa Álvarez. explicó a los granadinos el origen de este libro, que no pretende aportar ningún dato histórico nuevo, sino mostrar una mirada más justa sobre la hija de la Sierva de Dios Isabel La Católica, que ha pasado a la historia como “Juana la Loca”.

María Teresa Álvarez reflexionó sobre la locura de Juana de Castilla: "¿Puede su comportamiento llevarnos a la conclusión de que estaba loca, o puede que protestara por todo lo que consideraba injusto?". Las reinas aguantaron y soportaron las infidelidades y deslealtad de sus maridos y se conocen pocas personas que hayan protestado públicamente por el comportamiento poco honesto de sus maridos. Sin embargo, doña Juana lo hace, y lucha por lo que cree que es suyo, que es su marido. ¿De verdad por ello le tenemos que poner el calificativo de loca?", se pregunta la escritora. 

Otro de los episodios que ha recogido la historia de Juana de Aragón y Castilla es esa obsesión por custodiar el cuerpo de su marido. "Tenía miedo a que robasen el cuerpo de Felipe para llevárselo a Flandes. Por eso, no resulta incomprensible el comportamiento de doña Juana de ver el féretro de su marido todas las noches, pero la acusaron de celos necrofílicos". 

Las aspiraciones de la sucesora de Isabel La Católica 

La escritora también recordó que doña Juana, que no tenía ambición de poder, cuando lo ejerce, es una digna hija de su madre, Isabel La Católica.

"Juana de Castilla a lo que aspira es a estar con su marido y con sus hijos. Todos deciden por ella, y por eso, como nadie la obedece, se expone en una ocasión al frío de Castilla en plena noche y se postra en una garita diciendo que no se moverá de allí hasta que no se vuelva a Flandes". Este episodio se recuerda en la serie Isabel de RTVE. 

Otro hecho de Juana de Castilla. Nada más quedarse viuda, retira las prebendas a los nobles de Castilla que había comprado su marido. "Y yo me pregunto, ¿es esta la reacción de una reina loca a los pocos meses de morir su marido? ¿Se puede decir que fue un acto de locura el que no aprobase la revolución comunera en contra de su hijo Carlos a pesar de que la tenía encerrada? Doña Juana defiende el trono de su hijo".

Y explica la escritora: "Tiene reacciones que no son de una persona loca. Son de una persona cuerda. Lo que pasa es que sorprenden. Hay que meterse en la situación de ella y en el contexto, y al final acabas comprendiendo que es una reacción fuera de lo normal, pero que es lo que tenía que hacer. Yo creo que queda demostrado que Juana no estaba loca". 

Enferma por falta de cariño 

Finalmente concluye Mª Teresa Álvarez: "Yo creo que estaba enferma, sí pero no de locura,  sino de falta de afecto del cariño de los suyos. No existe mejor medicina que el cariño y el afecto". 

En una entrevista con la delegada de medios de la archidiócesis de Granada, Paqui Pallarés, la escritora confiesa: "Yo creo que Juana, que siempre estuvo ninguneada y ocupó segundos lugares, el tener un protagonismo en la presentación del libro de la Capilla Real tenía que estar felizmente sorprendida. Y su madre Isabel agradecida de que tuviésemos ese recuerdo para su hija. Son de esas cosas que nunca olvidarás". 

El acto de presentación concluyó con una oración por los monarcas fallecidos y, especialmente, por doña Juana, con cuyo acto sirvió de homenaje, algo que pidió la escritora Mª Teresa Álvarez. La oración también se elevó a la Monarquía actual. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?