Diócesis

La alcaldesa también anunció que no acudirá

Sistach responde a la decisión de Colau de quitar la misa del programa de las fiestas de la Mercè

El Arzopispado de Barcelona considera que la celebración solemne es una tradición y que la participación de los concejales no compromete la laicidad

Ada Colau, en la presentación de las Fiestas de la Mercè de este año.
photo_cameraAda Colau, en la presentación de las Fiestas de la Mercè de este año.

El 24 de septiembre se celebra en Barcelona la festividad de Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de la ciudad y de la diócesis. En esos días la capital de Cataluña celebra sus fiestas populares en las que hasta ahora se incluía una misa solemne por la Virgen de la Merced.

Sin embargo, la llegada de Barcelona En Comú a la alcaldía de Barcelona también ha traído cambios en este asunto. Hace unos días, Ada Colau presentó el programa municipal de las Fiestas de la Mercè de esta año 2015, del que no formará ya parte la misa a la que estaban invitados todos los miembros de la corporación local.

Colau también anunció que ella no irá a la misa y que los concejales que lo hagan lo harán a título estrictamente personal, ya que se suprime la convocatoria a todos los ediles para acudir al acto religioso. Según la alcaldesa de Barcelona, se trata de una medida para respetar todas las creencias y mantener la aconfesionalidad de las instituciones.

Lamenta que se acabe con esta tradición

Pues bien: según ha podido comprobar Religión Confidencial, la respuesta del Arzobispado de Barcelona ha tardado unos días pero ya ha llegado. El arzobispado que dirige Lluís Martínez Sistach ha publicado en su web un comunicado en el que “lamenta” la decisión anunciada por el ayuntamiento de que la misa solemne por la festividad de la Madre de Dios de la Mercè no figure en el programa de la Fiesta Mayor de la ciudad.

Desde la diócesis consideran que la decisión de Colau acaba con la “tradición multisecular” que incluía una misa en el programa oficial de la Mercè: aunque respeta las diferentes sensibilidades de los barceloneses, señala que muchos vecinos de la ciudad son católicos y valoran la celebración de esta misa como parte de los actos de la fiesta.

En cuanto a las argumentación de que no incluyendo la misa en el programa y no acudiendo los concejales a la misma se cumple la aconfesionalidad del Estado, el arzobispado considera que “es bueno ver a los representantes del pueblo en actos culturales, religiosos y sociales que los ciudadanos valoran, organizan y celebran”.

Pese a la novedad de que la misa no será uno de los actos oficiales, los actos culturales para celebrar la Virgen de la Merced seguirán teniendo lugar en la basílica del mismo nombre, tal y como es tradición desde 1868 cuando fue proclamada patrona de Barcelona.

Como cada año, está previsto que el arzobispo Sistach oficie y presida la misa por la celebración de la Virgen de la Merced.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes