Diócesis

El domingo 6 de mayo en Zaragoza

El obispo se suma a “Salvemos Teruel” y pide a los campaneros que toquen durante la manifestación

Antonio Gómez Cantero demanda “justicia y esperanza para nuestro pueblo” contra la despoblación de la provincia turolense

Antonio Gómez Cantero, obispo de Teruel.
photo_cameraAntonio Gómez Cantero, obispo de Teruel.

El obispo de Teruel y Albarracín, Antonio Gómez Cantero, se ha sumado a la manifestación del 6 de mayo en Zaragoza, bajo el lema “Salvemos Teruel” contra la despoblación y el abandono de la provincia turolense, con una iniciativa personal.

En una carta ha pedido a “todos los campaneros de nuestros pueblos y de la ciudad, a nuestros curas y a nuestras comunidades católicas, que el domingo 6 de mayo, a las 11 de la mañana, hagan sonar todos los campanarios de nuestra diócesis ‘a arrebato’ y en silencio y oración se convoquen delante de sus iglesias, uniéndose a todos los que se manifiestan en Zaragoza, por la justicia y esperanza para nuestro pueblo”.

La manifestación tendrá lugar el domingo 6 de mayo a las 11 de la mañana en Zaragoza, que terminará en la Plaza del Pilar y se pide por la dignidad de este pueblo de Teruel que “agoniza y parece que lo que se hace es insuficiente para evitarlo”, señala el obispo en su misiva.

El prelado invoca la encíclica “Gaudium et Spes”, n. 1, para fundamentar su preocupación por los turolenses, en donde se lee: “Los gozos y esperanzas, las tristezas y angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón”.

Iniciativa bien acogida por los convocantes 

Los convocantes de la manifestación del próximo 6 de mayo han subrayado a Religión Confidencial “la alegría y gran acogida de esta iniciativa del obispo, pues lo que reclamamos es derechos y justicia, frente al abandono de la provincia por parte de partidos políticos y gobiernos autonómicos y centrales: son reivindicaciones morales también”.

El obispo lleva en la diócesis sólo 15 meses, pero expresa que le han bastado para “hacerme uno con vosotros amando esta tierra”, y refiere las carencias crecientes de la provincia: “la sequía, la deforestación, la desolación de los pueblos turolenses el cierre de las minas, la asistencia sanitaria obsoleta – falta de medios y personas -, la fuga de jóvenes estudiantes y trabajadores, el ferrocarril con trazado decimonónico, la falta de infraestructuras, carreras universitarias que se puedan recolocar en el campus turolense perteneciente a la Universidad de Zaragoza, falta de ayudas a agricultores y ganaderos, el sufrimiento en la convivencia por una inmigración que vive a nuestro lado pero no socializa con nosotros, y así un largo rosario de intervenciones necesarias y en justicia”.

"Reconversión sí, aniquilación no"

También alude a que “somos pocos, nos dicen”, pero argumenta que “tenemos los mismos derechos que el resto de los españoles”. Critica que “todas las campañas electorales nos han traído ilusiones efímeras, disueltas como pompas de jabón en el aire”, y que “incluso dentro de nuestra Autonomía nos vemos relegados a un segundo plano”.

Así mismo, expresa que “no queremos quedan tan sólo como una zona cinegética para que vengan los hijos de los presidentes de Estados Unidos” (hace unos días, el hijo mayor de Donald Trump estuvo de cacería en algunas localidades turolenses).

Finalmente, el prelado expresa: “Nuestro pensamiento, nuestro grito, ante tanta indiferencia, es uno: RECONVERSIÓN SÍ, ANIQUILACIÓN NO”.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?