Diócesis

La ordenación será en septiembre

El Papa Francisco envía al obispo de Menorca a la diócesis de Lérida

Monseñor Salvador Giménez Valls ha dirigido un mensaje a su nueva comunidad en el que pide a los feligreses que recen por él

El obispo Salvador Giménez Valls.
photo_camera El obispo Salvador Giménez Valls.

El obispo de Lérida, Joan Piris, cumplió hace meses los 75 años y, conforme al Derecho Canónico, presentó al Papa su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis. Francisco ya ha elegido a su sucesor, que será otro obispo, en este caso el que ocupaba la diócesis de Menorca.

El pasado 14 de julio, la Nunciatura de la Santa Sede envió a Monseñor Salvador Giménez Valls, obispo de Menorca, que el Papa había resuelto nombrarle obispo de Lérida.

La decisión parte de la renuncia, aceptada por Francisco, de Joan Piris, que se despide de su sede a los 75 años y tras 7 años como obispo de Lérida. El anuncio se ha hecho público esta semana.

El relevo se hará efectivo en septiembre, según ha informado el Obispado de Lérida. Será entonces cuando Monseñor Salvador Giménez será ordenador obispo de Lérida en la catedral: mientras tanto al frente de la diócesis quedará Monseñor Ramón Prat Pons, que hasta hoy era vicario general.

Da la circunstancia de que los tres últimos obispos de Menorca han sido trasladados a Lérida: además de este caso de Giménez Valls, su antecesor en la diócesis catalana, Joan Piris, también llegó de Menorca, al igual que Francesc Xavier Ciuraneta.

Nacido en Muro de Alcoy (Alicante) hace 67 años, Salvador Giménez ha sido obispo auxiliar de Valencia entre 2005 y 2008. En ese año Benedicto XVI lo nombró administrador apostólico de Menorca. Actualmente es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y de la de Medios de Comunicación Social.

Tras conocerse la noticia, el obispo ha dirigido una carta “A todos los católicos, a todos los menorquines” para despedirse de la que ha sido su diócesis. También ha dado a conocer otra destinada a los católicos de Lérida, en la que anima a los feligreses a compartir la alegría y el coraje del mensaje del Evangelio.

Bajo la advocación de San Juan Bautista, patrón de la diócesis, y de la Virgen María, el nuevo obispo de Lérida pide a los fieles que recen por él, de una forma muy parecida a cómo, desde que apareció en el balcón de la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco pide muy frecuentemente que los católicos le tengan presente en sus oraciones para seguir al frente de la Iglesia.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes