Diócesis

El templo tenía un problema con la calefacción

Omella hace balance: una de las cosas que más valora es la apertura de la Sagrada Familia al culto

Cerca de mil personas acompañaran al arzobispo de Barcelona a Roma para asistir al consistorio en el que el Papa le creará cardenal

Monseñor Juan José Omella con miembros de la Fundación Asociación pro beatificación de Antoni Gaudí.
photo_camera Monseñor Juan José Omella con miembros de la Fundación Asociación pro beatificación de Antoni Gaudí.

Monseñor Juan José Omella será creado cardenal por el Papa Francisco en el consistorio del próximo 28 de junio, junto a otros cinco obispos. Desde que fuera nombrado arzobispo de Barcelona el pasado 26 de diciembre de 2015, hace balance de este año y medio como prelado al frente de una diócesis altamente secularizada.

Cerca de mil personas acompañarán al arzobispo Omella a Roma, para asistir al consistorio en el que el Papa Francisco le creará cardenal, según han confirmado a Religión Confidencial fuentes del arzobispado de Barcelona.

La peregrinación ha sido impulsada por la diócesis barcelonesa, aunque está gestionada por la asociación Club mes amics. Al viaje se han sumado amigos y familiares de Cretas (Teruel) su ciudad natal, así como otros de las diócesis en las que ha sido obispo: Zaragoza, Barbastro-Monzón, Calahorra, y La Calzada-Logroño. El grueso mayor de peregrinos será de Barcelona.

Monseñor Omella estará acompañado también por su anciana madre.

“Se trata de una peregrinación muy significativa y nos sorprende con agrado que se haya unido tanta gente a este viaje. En este año y medio, el obispo ha dejado muy buen sabor de boca entre los feligreses de la Ciudad Condal, se ha metido en el bolsillo a mucha gente”, afirman las mismas fuentes a este Confidencial.

El hombre del Papa en España

Para no pocos sectores eclesiales, Juan José Omella es el hombre del Papa en España: es el único obispo español que forma parte de la Congregación para los Obispos de la Curia Romana, congregación que realiza la selección de los nuevos prelados antes de la aprobación papal. Omella viaja a Roma cada 15 días, aunque en estas reuniones no siempre está presente Francisco.

Desde el arzobispado, desconocen qué autoridades acudirán al acto, puesto que es la embajada de España en la Santa Sede quien cursará las invitaciones a personas vip. Cuando Carlos Osoro fue creado cardenal, estuvo presente la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes así como el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Por la misma regla de tres, sería lógico que la embajada invitara al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont y otros miembros del parlamento catalán junto a miembros del gobierno español. La embajada española en la Santa Sede también ofrecerá una cena de gala tras la ceremonia.

Relación fluida con los políticos

Al respecto, las mismas fuentes explican a RC que una de las acciones más significativas que ha realizado durante este año y medio el arzobispo Omella, ha sido el establecer una relación fluida con todo el arco parlamentario catalán, desde el presidente Puigdemont hasta la alcaldesa Colau, pasando por los antisistema de la CUP.

“El arzobispo ha pulsado la realidad de Barcelona y acoge a todos sin excepción. Su idea principal y el mensaje es trabajar por el bien común e involucrar a la gente en esa idea”, manifiestan desde el arzobispado.

Este es uno de los retos de Omella: tender puentes entre todos y “plantear escenarios de encuentro, siendo coherente con la buena noticia del Evangelio”, señalan las mismas fuentes.

Adecuar la Sagrada Familia

En este año y medio, además de crear puentes y plantear escenarios con distintos compañeros de viaje para trabajar por el bien común, de una de las cosas que más se siente satisfecho Omella es de haber adecuado la Basílica de la Sagrada Familia al culto.

Es un proyecto de inminente implantación a medio plazo tras adecuar el templo durante este invierno”, señalan desde el arzobispado. Así, en la Sagrada Familia se ha abierto más espacio delante del altar, se ha reabierto el espacio central de la basílica que se había cerrado para instalar el pavimento definitivo y ahora el suelo del crucero cuenta con un servicio de calefacción. Está previsto que este pavimento térmico se vaya extendiendo al resto de la basílica.

Tanto cariño tiene el obispo Omella a la Basílica de la Sagrada Familia que en un escudo de armas incluye en la parte inferior, dos pináculos de las torres de la Sagrada Familia que unen la tradición y la modernidad, pináculos que mantendrá en su cardenalato.  

Por último, aunque no menos importante, la web del arzobispado de Barcelona se ha modificado y modernizado, haciéndola más accesible y legible para todos los públicos, que se debe también a la actividad del arzobispo. 


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable