Diócesis

En la fiesta de San Ignacio de Loyola

José Ignacio Munilla: “Confundir bienestar con felicidad es algo frecuente”

El obispo tenía previsto presidir la Eucaristía, pero retrasos en los vuelos desde Cracovia han hecho imposible su presencia en la celebración del santo

Monseñor Munilla, Obispo de San Sebastián.
photo_cameraMonseñor Munilla, Obispo de San Sebastián.

El Obispo de San Sebastián no ha podido estar en la celebración de San Ignacio de Loyola, debido a la mala gestión de las aerolíneas en los vuelos de vuelta a España desde Cracovia. Su homilía la leyó otro sacerdote.

El Vicario Juan Mari Olaetxea fue el encargado de pronunciar la homilía que el prelado tenía preparada. En ella, repasa los mensajes más importantes de los discursos del papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud y el legado de San Ignacio.

Comenzó la homilía resaltando el gran número de peregrinos que han viajado con la Diócesis de San Sebastián a Polonia, a la cita con Su Santidad, y pidiendo por una vuelta en condiciones, además de “la protección de los Santos Ángeles de la Guarda, para que les libre de todo peligro”.

Posterior a ello, pasó a comentar la llamada de Francisco a vivir nuestra existencia con intensidad, sin dejarnos arrastrar por la apatía y la desmotivación.

Posiblemente, la mayor tentación que se genera en la sociedad del bienestar es la indiferencia”, prosiguió Munilla, explicando que, en nuestros días, es fácil confundir bienestar con felicidad y que hemos sido creados no solo para la supervivencia, sino para descubrir y desarrollar el sentido de la vida, siendo protagonistas coactivos de la nuestra.

Comparó además los términos con los que en su día hablaba Benedicto XVI y ahora trata Francisco. “Lo que nuestro Papa emérito Benedicto XVI –con un estilo más intelectual— denunciaba con el término “relativismo”, o, incluso, “dictadura del relativismo”; el Papa Francisco –con un estilo más vitalista— lo describe como la “indiferencia”, la “indolencia”, o la “apatía”…”.

Destacó la presencia en Polonia de las banderas de Siria, Irak, Líbano, Egipto, Nigeria, India, entre otras. Señaló que le llamó especialmente la atención la solidaridad expresada hacia ellas y la presencia en la mayoría de las conversaciones del padre Jacques Hame, degollado mientras celebraba la eucaristía.

Tras comentar lo relacionado con la JMJ, subrayó que nos encontramos en el Jubileo de la Misericordia. Definió el concepto de misericordia como “el corazón volcado sobre el mísero”.

Finalizó deseando unas felices vacaciones a todos y recordando algunas palabras y testimonios de San Ignacio de Loyola, haciendo especial hincapié en su lema: “En todo amar y servir”.


 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?