Diócesis

Se han producido al menos uno al mes

Epidemia de robos en parroquias de Galicia

Se descarta que se trate de asaltos organizados o motivados por odio a la religión. Los bienes más valiosos se trasladarán a los museos diocesanos

Foto de la puerta forzada de la capilla de San José de Prado (Morgadáns, Vigo).
photo_cameraFoto de la puerta forzada de la capilla de San José de Prado (Morgadáns, Vigo).

El problema de los robos en las capillas gallegas crece cada vez más. Solo en el mes de marzo se han registrado nueve asaltos dentro de la diócesis de Tuy-Vigo, la más pequeña de Galicia, según ha desvelado a Religión Confidencial Guillermo Juan Morado, sacerdote de la parroquia de San Pablo de la misma diócesis. 

Tanto este sacerdote como César Carnero,  delegado del Patrimonio Histórico-Artístico de la diócesis de Lugo, descartan que los ataques estén motivados por odio a la religión. Los ladrones entran para llevarse dinero y las joyas que visten las imágenes de las iglesias, causando grandes destrozos.

El párroco Juan Morado ha desvelado a este Confidencial que, en lo que va de año, se ha producido al menos un robo al mes en las capillas de sus amigos sacerdotes. “Se ataca principalmente a las iglesias rurales que, por su situación geográfica, se encuentran aisladas y carecen de vigilancia”.

Según César Carnero, el plan preventivo que propone la diócesis de Lugo es la realización de un inventario que catalogue las piezas más identificativas de las parroquias, y el traslado de las más valiosas a los museos diocesanos. En 2011 ya se propuso un plan de catalogación del patrimonio eclesial, el Proyecto “Igrexa Segura, Cultura Protexida” a raíz del robo del Códice Calixtino.

Las parroquias afectadas durante el pasado mes de marzo son las siguientes: Parroquias de Vilar, de Negros, de Trasmano y de Quintela, en Redondela; Parroquia de Prado, Gondomar; y Parroquias de Luneta, Mourentan, Albeos y Creciente, en Creciente.

La Delegación del Gobierno no sabe nada

A pesar de la gravedad de las cifras, la Guardia Civil declara a RC que estos robos los considera incidentes aislados. Por su parte,  la Delegación del Gobierno en Galicia responde: “No nos consta”. Así pues, todas las medidas que se han tomado para evitar futuros incidentes han partido de las propias parroquias y de las Diócesis.

En este sentido, el pasado 6 de febrero se detuvo a dos hombres en Orense, acusados de robar en veintiséis casas y capillas. Algunas de las iglesias que lo habían sufrido fueron Santa Comba, de Bande, Santa María la Real, de Entrimo;  Padrenda, Lampaza o Vírgen de Cristal.


 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes