Diócesis

Botellas contra las vidrieras, gritos y llamadas reiteradas al telefonillo durante la adoración al Santísimo. Una parroquia de Madrid denuncia el goteo incesante de ataques

Aunque muchas de estas ofensas no constituyen delitos, el párroco asegura que cada vez son más frecuentes las faltas de respeto hacia la Iglesia. En otras parroquias amanecen con pintadas, tiran huevos a las puertas o arrancan buzones.

No se puede hablar de ataques violentos contra la Iglesia, pero el clima de anticlericalismo que impera en algunos sectores en España está generando una patente pérdida de respeto hacia sus miembros. Así lo denuncia el párroco de la Beata María Ana Mogas, un templo situado en uno de los nuevos barrios de Madrid.

Este fin de semana ha sumado dos gotas más al incesante número de ataques que sufren. El viernes por la noche, algunos radicales eligieron una vidriera de la Iglesia como diana contra la que lanzar botellines de cerveza. En la noche del sábado, mientras el párroco velaba ante el Santísimo -la parroquia inauguró recientemente una capilla de Adoración Perpetua- comenzó a escuchar gritos ofensivos del exterior. Después, los acosadores decidieron llamar al telefonillo con insistencia.

El párroco denuncia que, por desgracia, no se trata de hechos aislados. De un tiempo a esta parte este tipo de ataques que, si bien no son graves, son indicadores de un determinado clima social, se ha multiplicado por toda España. Otros sacerdotes habla de huevos tirados contra los muros de las iglesias, de pintadas injuriosas y, cada vez más,de insultos recibidos en las calles.

Estos pequeños pero sintomáticos ataques vienen a sumarse a los más virulentos que u n grupo anarquista que se define como anticlerical ha lanzado recientemente contra los fieles que oraban en la Catedral de la Almudena y contra el arzobispo de Pamplona, monseñor Francisco Pérez.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes