De Libros

Lo que de verdad piensa el P. Santiago Cantera

En la tercera edición revisada de ‘La crisis de Occidente’ el prior del Valle explica por qué algunos quieren derribar la Abadía y aporta reflexiones postpandemia

El P. Santiago Cantera, en una meditación online.
photo_camera El P. Santiago Cantera, en una meditación online.

Cualquiera que lea este libro, que se puede decir es la síntesis del pensamiento del Prior del Valle de Los Caídos, se dará cuenta de muchas cosas. En primer lugar, de la raíz de la actitud que fray Santiago ha tenido durante el protagonismo no buscado en los últimos tiempos. Y, segundo, de las razones de por qué la Abadía benedictina de El Valle es un lugar que no pocos están empeñados en derribar. Lo lamentable es que esta intención no solo sea de los de fuera, sino que también anide en algunos de dentro.

Este libro, que es la tercera edición revisada, y se nota que muy revisada, y actualizada –hasta tal punto que se recogen sus reflexiones postpandemia también, es, por tanto, una muy buen tarjeta de presentación del P. Cantera.

La esencia de Europa 

Como todo libro sobre Europa arranca desde tres núcleos: el pensamiento griego, la aportación romana, la especificidad del cristianismo y, en nuestro caso de forma significativa, el encuentro con los denominados pueblos bárbaros del norte, el germanismo. En palabras del autor:  “La esencia de Europa, por lo tanto, es esa integración profunda de helenismo, romanismo, germanismo y/o eslavismo (o bien, en ciertos casos, otro aporte particular) y cristianismo”.  

Se podría decir que el libro tiene tres partes. Una primera de corte histórico. Una síntesis de la historia del cristianismo en Europa desde los tiempos del Imperio Romano hasta la aparición de la Modernidad. Se palpa la práctica del profesor de historia medieval, del especialista en el monacato y de sus referencias bibliográficas principales, entre las que hay que destacar a Chistopher Dawson. También se debe resaltar su profundo conocimiento del período de la historia protagonizado por los pueblos bárbaros en lo que respecta a su evangelización.

Reflexiones sobre la modernidad 

Después llega el período de la Modernidad, Ilustración, Renacimiento y posteriores, entre ellos las ideologías contemporáneas. Y aquí hay un cambio de registro en la medida en que, sin perder la perspectiva histórica, se añade la filosófica. El autor confiesa –son varias las confesiones de una humildad sentida a los largo del libro- que no es un filósofo, sino un divulgador de la filosofía. Pero lo que no se puede negar es que la capacidad que tiene de sintetizar ideas, autores, corrientes de pensamiento, es notable.

Y, por último, quizá a modo de proyecto, el P. Cantera ofrece una serie de reflexiones sobre temas actuales de la cultura, de la Iglesia, de la teología, de antropología y también de la historia política de Occidente. De entre los que hay que resaltar el dedicado a la Hispanidad, que no es una cuestión menor.

Siempre erudito, pero de una forma que no atraganta, nuestro autor va sembrando el libro de perlas preciosas que, unas veces, sirven de solaz y otras de debate futuro. Pero siempre provocan la sonrisa por la sinceridad con la que el P. Santiago Cantera va introduciendo esos temas. Se podría pensar que escribe como si estuviera impartiendo una clase, y a medida que sale una cuestión, se desgranan otras relacionadas, sean del pasado o del presente. Eso es lo que hace jugosa la paideia.

Ya muy pronto hace una defensa de Santo Tomás de Aquino y del buen tomismo. Por cierto que me he alegrado mucho que citara a mi recordado maestro don Sergio Rábade en los capítulos dedicados a la filosofía medieval.

La nueva teología 

Habla de la influencia de la “Nueva teología” y de otras provenientes del protestantismo y su influencia nefasta en la teología católica y en la enseñanza católica.  

Añade más adelante: “Existe actualmente entre ciertos sectores del catolicismo una tendencia absurda e ignorante a romper con el helenismo y el romanismo que forman parte de nuestro tesoro cultural y religioso, como por un deseo de restaurara unas más remotas raíces hebraicas que, a decir verdad, nos resultarían extrañas tal cual la vida idealizada de las primeras comunidades cristianas”.

La sinceridad del autor le lleva a citar algunas de sus lecturas, que no sé si son del todo oportunas, véase el análisis del pensamiento de Rousseau desde un autor español más conocido por la política que por el pensamiento.

O cuando le dedica un amplio espacio a la liturgia católica, en la que hay referencias a las desviaciones litúrgicas más actuales. Véanse la página 270 y ss.

Pues eso, anímense a leer por favor este libro, que merece la pena.

La crisis de Occidente

Santiago Cantera Montenegro

Sekotia

La crisis de Occidente.

           

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?