De Libros

Todo sucede como si Dios no existiera

José Granados, Superior General de los Discípulos de los Corazones de Jesús y María, analiza si se ha excluido a Dios durante la pandemia

P. José Granados.
photo_cameraP. José Granados.

Tiene razón el P. José Granados, Superior General de los Discípulos de los Corazones de Jesús y María: “Todo ha sucedido como si, en la plaza pública, Dios no existiera o estuviera maniatado”. La pandemia está amenazando nuestra vida en común. La pandemia, ¿puede convertirse en una amenaza para nuestra relación con Dios?

Los Discípulos son una de las nuevas realidades de vida consagrada en la Iglesia con más empuje apostólico. Y eso se nota, sobre todo por la expresión de la espiritualidad sobre la que se asienta su vida sobrenatural.

Hitos de esperanza 

Durante los meses de confinamiento, el P. José Granados dirigió una serie de alocuciones a la Familia de los Discípulos. Son las que aquí se recogen en un volumen, con el subtítulo de “Hitos de esperanza”, que nos permite volver al pulso de la experiencia vivida en los meses pasados. También se han añadido dos piezas de fondo: un inicial artículo que publicó cuando comenzó el estado de alarma y la introducción que hizo en una tertulia telemática de Jóvenes de las Familias Betania.

Son novedosos los enfoques de no pocas realidades de la vida espiritual a las que se refiere nuestro autor. Siempre desde dentro del corazón del Magisterio y de la Tradición de la Iglesia, con una nota no desdeñable del carisma ignaciano.

Meditaciones del esencial cristiano 

¿De qué habla el P. Granados? Del cuerpo, sí del cuerpo, uno de sus temas más recurrentes, de la vida, del padre, de la sociedad, de la confesión, del futuro de la Providencia, de la Encarnación, de los sacramentos, de las minorías creativas, de la educación, de la oración, del sufrimiento, del sacerdocio, de la salud, de la salvación, de Dios, del hombre, de la Virgen María, de Jesucristo, del Espíritu Santo, de la muerte, de la gratitud, de la Eucaristía, de la Cruz, de la Pascua, de la libertad, de la conversión, de la felicidad, de la memoria, de la Iglesia, del bien común, del castigo, del riesgo, de la verdad, de la paz, de la normalidad, de lo esencial, de la vida eterna, del corazón… entre otros varios temas más.

Como ustedes habrá podido comprender el P. José Granados habla y escribe en estas breves meditaciones sobre lo esencial cristiano. Quizá en este tiempo de reconstrucción, aunque la destrucción siga operante, lo que necesitamos es que se acabe con la espiral del silencio sobre lo esencial.

Durante esto meses, de forma quizá dramática, ha estado, y está, en juego la vida. Si está en juego la vida, lo está la referencia a su creador, a Dios. Y por eso llama a la atención que en medio de una de las crisis más relevantes de nuestro tiempo, que va a marcar la historia de generaciones, todo esté sucediendo en el ámbito de lo público como si Dios no existiera. Cualquier observador de la realidad se da cuenta de que no se está pensado en Dios, ni siquiera para echarle la culpa.

¿Qué se está anteponiendo a Dios en la Iglesia?

El pensamiento filosófico sobre Dios, y la teología, el discurso sobre Dios desde la fe, han cambiado a lo largo de la historia también en circunstancias similares. Por ejemplo, después del terremoto de Lisboa. ¿Qué va a pasar ahora? ¿Cambiará algo? O estamos ante la fotografía de un tiempo en el que ni siquiera se da esa interpelación de Dios, y a Dios, en la media en que la realidad es un signo elocuente de la revelación de una providencia amorosa.

Por cierto que nuestro autor desliza, en forma de pregunta, un pequeño reproche a la Iglesia. ¿Qué se está anteponiendo a Dios en la Iglesia, en este momento de la historia?

Antídoto contra la pandemia. Clave de la reconstrucción: Sacramento, alianza y frutos apostólicos. No está mal la propuesta.

Tras la pandemia, reedificar.

José Granados

Didaskalos

Portada del libro.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?