De Libros

Radiografía de la vida religiosa en la Iglesia

"La fuerza de la vocación", un libro diagnóstico y pronóstico de una forma de vida necesaria y luminosa para la presencia del cristianismo en la historia

Fernando Prado con el Papa Francisco
photo_cameraFernando Prado con el Papa Francisco

Son ya unos cuantos los libros entrevista al Papa Francisco. Considera que esta manera de diálogo privado y público con la audiencia, “forma parte de la comunicación de mi ministerio”. El Papa, con motivo del Año de la Vida Consagrada, escribió una Carta a los consagrados, en la que insistía en que les había escrito no solo como sucesor de Pedro sino “como hermano vuestro, consagrado a Dios como vosotros”.

Esta idea le dio pie al claretiano Fernando Prado, director de las Publicaciones Claretianas, a pedir al Papa una entrevista para hacerle unas preguntas y convertirlas en un libro, en principio dedicado a la vida religiosa y a los religiosos, pero de interés para los fieles cristianos.

Después de una larga conversación el nueve de agosto pasado, tenemos “La fuerza de la vocación. La vida consagrada hoy”. Un volumen de no mucha páginas, que se lee de un tirón, y que sintetiza de forma muy clara, y clarificadora, lo que el Papa Francisco piensa sobre la vida consagrada en la Iglesia, sobre su pasado inmediato, sobre su presente y sobre su futuro.

Un texto, por tanto, de obligada lectura si queremos conocer la hoja de ruta que el Papa Francisco marca para los religiosos consagrados.

Son, sin duda, muchos los temas que se abordan en el libro. Quizá los lectores haya tenido noticia de esta publicación por la repercusión en medios que ha tenido una cuestión, la homosexualidad.

"Una expresión de afecto" 

El entrevistador pregunta al Papa qué tiene que decir sobre el hecho de que en la vida consagrada y en el clero haya personas homosexuales. El Papa contesta que “en nuestras sociedades parece incluso que la homosexualidad está de moda y esa mentalidad, de alguna manera, también influye en la vida de la Iglesia”.

Y añade el relato de lo que le han contado un obispo y un religioso. Sobre lo que le dijo el obispo, el Papa insiste en que el obispo, ante la presencia del clero gay en su diócesis, le insistió en que tuvo que montar un seminario para formar “otro clero distinto”.

El religioso fue a hacer la visita canónica a su provincia, se encontró con varios religiosos profesos gays. Y cuando se lo contó al Papa le dijo: “no es tan grave; es tan solo la expresión de un afecto”.

La reflexión de Papa fue inmediata. Y cito textualmente para tener claras las palabras del Papa: “Esto es un error. No es solo la expresión de un afecto. En la vida consagrada y en la vida sacerdotal, ese tipo de afectos no tiene cabida. Por eso, la Iglesia recomienda que las personas con esta tendencia arraigada no sean aceptadas al ministerio ni a la vida consagrada. El ministerio o la vida consagrada no es su lugar. A los curas, religiosos y religiosas homosexuales, hay que urgirles a vivir íntegramente el celibato y, sobre todo, que sean exquisitamente responsables, procurando no escandalizar nunca ni a sus comunidades ni al santo pueblo fiel de Dios viviendo una doble vida”.

Postconcilio y vida consagrada 

Este libro no debe ser leído solo por esta cuestión, ni mucho menos. Hay afirmaciones del Papa que merecen una atenta lectura y reflexión. Sobre todo las referidas a la relación entre Postconcilio y Vida Consagrada o las que profundizan en las claves de la formación para los religiosos: oración, vida comunitaria, estudio y apostolado. O las que se refieren a la presencia de la mujer en la vida consagrada.

Y también las que puede ayudar a para superar determinadas actitudes que ante la situación actual de la vida religiosa se plantearon la crítica por sistema, o planificaron acelerar el final de muchas de sus expresiones o un no aclarado proceso de disciplinarla.

Interesantes las afirmaciones del Papa referida, por ejemplo, a uno de los enemigos de la vida religiosa: la ideología. “Uno de los enemigos –dice el Papa- más serios que ha tenido y que puede tener la vida consagrada es la ideología, sea del signo que sea. La vida consagrada no puede ser reducida a una ideología”.

Un libro diagnóstico y pronóstico de una forma de vida necesaria y luminosa para la presencia del cristianismo en la historia.

La fuerza de la vocación. La vida consagrada hoy.

Papa Francisco (en conversación con Fernando Prado).

Publicaciones claretianas.

La fuerza de la vocación

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable