De Libros

Nuestra patria común es el desastre

Reno, editor de la revista Norteamericana Firts Things, analiza en profundidad las causas de la situación a la que ha llegado Occidente

R. R. Reno.
photo_camera R. R. Reno.

Ojo con este libro del editor de la revista Norteamericana Firts Things, R. R. Reno. Dentro de la ingente bibliografía que se cuestiona qué nos está pasando en el mundo, en Occidente, esta aportación es una carga de profundidad en la que se analizan las causas de la situación a la que hemos llegado. Sugerente, sin pelos en la lengua, quizá en algunos capítulos demasiado norteamericano, R. R. Reno hipnotiza al lector porque le interpela en cada página.

Reno lo hace con el análisis de las ideas de una serie de autores claves en lo que denomina “el consenso” posterior a la Segunda Guerra Mundial. Ya sé que algún sibilino lector, al hablar de “consenso”, ha pensado inmediatamente en el mantra de algunos de VOX, “el consenso progre”.

Dolencias de la vida pública 

Pues sí, esa podría ser una formulación política, y como tal reduccionista, del consenso que se analiza críticamente en este libro.  “Las dolencias –escribe Reno- que hoy aquejan a la vida pública son reflejo de una crisis del consenso de la posguerra de los dioses débiles de la apertura y el debilitamiento, y no de la crisis del liberalismo, la modernidad y Occidente”, dice nuestro autor.

¿Quiénes son los autores sobre los que se han construido las bases operativas, políticas, sociales, culturales, sobre las que estamos asentados? Cito a algunos,  Karl Popper, Hegel, Marx, J. Rawls, Hayek, M. Weber, Milton Friedman, Derrida, Foucault, Vattimo, R. Rorty…

Aunque el libro no llegó a la pandemia, sí a la victoria de Trump, -la primera porque cuando escribo estas líneas no sé aún que ha pasado en las elecciones norteamericanas-, lo que está claro es que no vivimos en una crisis en el sistema. Vivimos en una crisis del sistema. Lo dijo Albert Camus , “hoy nuestra patria común es el desastre”. Más que buscar la verdad, de lo que se trata ahora es de producir significados, narrativas, relatos, que diría un postmoderno.

Dogmas aperturistas 

El desastre de civilización que se generó entre 1914 y 1945 nos trajo un “destino antimetafísico”. El debilitamiento ha sido la trayectoria de Occidente después de las guerras mundiales. El consenso de la postguerra se ha traducido en una serie de dogmas aperturistas.

El debilitamiento del ser se ha convertido en una forma de pensar obligatoria. La cultura política de Occidente se ha vuelto políticamente inerte, quedando reducida a la gestión tecnocrática. La amenaza que nos acecha es elegir entre las consecuencias últimas de la disolución, la personalidad terapéutica, o la imposición, como efecto de esa disolución, de una reacción autoritaria.

Nacionalismo y populismo 

Lo paradójico es que ese reino del debilitamiento nos ha traído unos dioses fuertes como reacción, el nacionalismo y el populismo. Uno dioses cuya naturaleza no es el amor, sino el poder, la dominación del ser personal a través de los deseos.

Por tanto, todo lo que es fuerte, amores fuertes y verdades fuertes, en la vida personal –matrimonio y familia-, en la vida pública, en la vida religiosa, conduce, según los pensadores del consenso, a la opresión, a la falta de libertad y prosperidad. El reino de los amores débiles no es el reino de Dios, sino el reino de lo líquido. Quizá como diría el oráculo de Delfos, el reino de Apolo, “Apolo volverá, y será para siempre”.

Esperamos no a los dioses fuertes, sino al Dios amor, encarnado, fuerte en lo débil.

El retorno de los dioses fuertes

R. R. Reno

Homo Legens

Portada del libro.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable