De Libros

Lo que necesitamos saber sobre las nulidades matrimoniales

María Álvarez de las Asturias explica de forma divulgativa, todo el proceso de nulidad matrimonial canónica

María Álvarez de las Asturias.
photo_camera María Álvarez de las Asturias.

Me permitirán los lectores la licencia de iniciar esta reseña con una experiencia personal reciente. Con cierta frecuenta, un grupo de profesores de Periodismo de varias universidades nos reunimos a comer. En la última ocasión, éramos cinco comensales, de los cuales tres estaban inmersos en procesos de nulidad matrimonial –el cuarto estaba soltero-. La comida discurrió, en no pequeña parte, con el tema que ahora nos ocupa sobre la mesa. A las heridas de la experiencia matrimonial se sumaba una mala digestión de lo que estaban viviendo. Y no son personas especialmente alejadas de la Iglesia.

Salí con una profunda desazón porque ninguna de las tres hablaban de forma positiva y sanadora. Si entramos en la casuística, los datos son, por decirlo finamente, sorprendentes. Ya sé que la justicia, en términos generales, no tiene buena imagen. Pero estamos hablando de la Iglesia, al fin y al cabo, de la salvación de las almas. Algo estaba fallando y no sabría decir exactamente qué.

Naturaleza y finalidad 

Por lo tanto, no solo estamos refiriéndonos a la complejidad de los procesos de nulidad sino a su naturaleza, a su finalidad, a su inmediata historia. Por eso me parece que este libro de María Álvarez de las Asturias es especialmente relevante a estos efectos y oportuno. Entiendo que libros técnicos, manuales, estudios sobre los procesos hay muchos. Pero no sé si hay alguno que ofrezca una visión de conjunto tan clara como éste.

La autora ha sabido, de forma divulgativa, con un lenguaje sencillo, sin obviar las referencias técnicas, explicar lo que no es aparentemente fácil por lo complejo de la materia que nos ocupa y por la cantidad de actores y partes de los procesos.

Defensora del vínculo

Lo primero que hay que decir es que la autora, además de madre de familia numerosa, ha desarrollado su trabajo como defensora del vínculo y promotora de justicia en el Tribunal Eclesiástico de Madrid durante no poco tiempo. No sé si lo sigue haciendo ahora. Dice que lleva 20 años de ejercicio en los tribunales eclesiásticos. Por cierto dedica el libro también al que fuera Vicario Judicial de Madrid, don Isidro Arnáiz, lo que me parece un detalle. Y cita con profusión a Carlos Morán y Carmen Peña, lo que es una garantía, es decir, bibliografía, diríamos del ámbito Comillense.

El libro, además, tiene una estructura clara. Parte de la respuesta a la pregunta sobre qué es el matrimonio, requisitos para la validez del matrimonio. Después sigue el curso, digamos, diacrónico: una vez resueltas las preguntas sobre por qué iniciar un proceso de declaración de nulidad y hablar de los tribunales, se mete de lleno en la demanda, las fórmula de dudas y la fase probatoria y la sentencia.

Añade un capítulo sobre el proceso breve ante el obispo y un epílogo.

Tribunales de la Iglesia 

Todo esto está bien contextualizado desde la experiencia de su vida profesional, en la que se nota que también ha sido profesora de la materia. No solo conoce sino que sabe del terreno en el que se mueve, es decir, el de los tribunales de la Iglesia, que no me parece un ámbito del que el gran público tenga mucha información. Incluye el libro cuatro anexos: uno dedicado a los impedimentos, otro a los vicios del consentimiento, a la forma jurídica y a la convalidación del matrimonio, además de una bibliografía básica actualizada.

Más allá de cuestiones técnicas, me han llamado la atención los siguientes puntos. Dice que “en la práctica, en España, los tres jueces son sacerdotes porque hasta la fecha no se han nombrado jueces laicos... Ya se ha dicho que en España, hasta la fecha, no hay jueces laicos; sí hay auditores laicos”. ¿Es así? ¿Si la normativa permite que en tribunal colegiado haya laicos, no el presidente, por qué en España no se ha procedido aún así? Es cierto que hay auditores laicos, que instruyen causas, pero no las juzgan. También hay notarios y defensores del vínculo laicos.

Y me gustaría saber si se conoce a ciencia cierta y de forma actualizada el número de causas concluidas por el procedimiento breve del “Mitix Iudex Dominus Iesus”, del año 2015. Es decir las causas en las que el juez es directamente el obispo. Si hay datos en sí y en relación con el resto de las acusas en los tribunales españoles. ¿Qué estadísticas hay al respecto?

Preguntaré.

La nulidad matrimonial. Mitos y realidades.

María Álvarez de las Asturias

Digital Reasons

La nulidad matrimonial. Mitos y realidades.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable