De Libros

Un libro clave para entender la historia del Opus Dei

"Salvador Canals. Una biografía" de Alfredo Méndiz describe la relación de la Prelatura en los primeros años de su existencia, con la Curia Romana y con diversas personalidades de Congregaciones Religiosas

Alfredo Méndiz.
photo_cameraAlfredo Méndiz.

Salvador Canals. Una biografía (1920-1975)
Alfredo Méndiz
Rialp. Madrid

Son muchos los aspectos de interés, no solo para los miembros del Opus Dei, que tiene esta biografía de Salvador Canals, el primer miembro de la hoy Prelatura que se fue a Roma y que vivió allí establemente hasta su prematuro fallecimiento.

Por lo tanto, no solo estamos ante la historia del Opus Dei en la vida de uno de sus primeros, sino que nos encontramos con la biografía de quien puede ayudarnos a entender algunos de los momentos más relevantes de la historia de esta institución de la Iglesia.

Por cierto, esta biografía sugiere una pregunta que solo apuntaré. ¿Está el Opus Dei en un proceso de revisión historiográfica? ¿Es fruto esta biografía de ese proceso? ¿Ese proceso significa algo así como evolución, rectificación o aclaración de aspectos de la historia oficial anterior?

Podría ahondar en estas preguntas, por ejemplo, desde algunos autores de contexto que aparecen citados en el libro o desde referencias de argumentos de autoridad que se utilizan y que me parecen, por lo menos, curiosos. ¿Es una cuestión atribuible al autor de la biografía o es algo más?

Vayamos por partes. De forma sistemática propongo algunos datos que determinan el interés de esta biografía, que responde a una metodología de carácter histórico de acreditada veta científica.

Los jóvenes españoles en ese tiempo

Lo primero que nos encontramos en la vida de Salvador Canals es su vocación inicial a la Compañía de Jesús. Dato curioso que nos ayuda a comprender la situación religiosa de los jóvenes españoles en ese tiempo. Una vocación que se orientó finalmente hacia la forma de vida que san Josemaría había recibido como inspiración divina.

Por lo tanto, queda muy bien descrito el ambiente religioso, social y cultural del Madrid de la época. Un dato interesante es la relación de los miembros del Opus Dei con la ACNdP y con las Congregaciones marianas, “los Agapitos”.

La decisión de enviar a Salvador Canals a Roma y su vida romana nos abre la puerta a varias de las columnas vertebrales de esta biografía: la relación del Opus Dei, en los primeros años de su existencia, con la Curia Romana y con diversas personalidades de Congregaciones Religiosas con las que Salvador Canals mantiene trato frecuente.

En este ámbito hay que destacar el itinerario del biografiado en sus relaciones iniciales en la Universidad Lateranense y las primeras presentaciones del Opus Dei en Roma. Hay que aclarar que la biografía romana de Salvador Canals se acaba convirtiendo en la historia inicial del Opus Dei en Roma, con nombres, centros, actuaciones, configuraciones. En particular la presencia en Roma, ya en
una segunda etapa, de don Álvaro del Portillo –personalidad clave-, como interlocutor habitual.

Forma jurídica 

Dos aspectos son interesantes: Uno, el trabajo de explicación adecuada de la naturaleza del Opus Dei ante las insidias y calumnias, habladurías, maledicencias, deformaciones, y estereotipos, que no pocos habían sembrado, especialmente en los períodos 1942-43 y 1951-1952. En este sentido, no debe pasar inadvertida la opinión de algunos jesuitas sobre este parecer.

Y la evolución respecto a la búsqueda de una forma jurídica adecuada, no solo en el proceso de relación con el Vaticano desde la puesta en marcha de los Institutos seculares –en gran media fruto de ese proceso- hasta los primeros intentos de plantear el tema de la prelatura.

Son interesantes las referencias a los cardenales, y no cardenales, protectores del Opus Dei, por no decir que no desmerece de interés las de los detractores. Por cierto, uno se encuentra curiosidades como el papel de don Salvador en la aprobación canónica del Instituto de las Misioneras Seculares,
fundado por don Rufino Aldabalde…

Hay una cuestión añadida interesante en la biografía de Salvador Canals: su amor por el cine y su trabajo como crítico y colaborador de las instituciones vaticanas dedicadas a esta cuestión. Un aspectos que tendrá su culmen durante el período de preparación del Vaticano II y los trabajos sobre lo que es hoy el documento “Inter Mirifica”.

Juez de la Rota Romana 

No podemos olvidar la trayectoria canonística de monseñor Salvador Canals, que le llevó a concluir sus días como juez de la Rota Romana a dónde llegó después de haber trabajado en la Curia en la Congregación de Religiosos, entre otros. Interesante perspectiva la del análisis de su producción científica –en concreto en los temas del laicado y de las formas de vida- y de sus sentencias
rotales, del giro personalista en la concepción del matrimonio, avalado por insospechados argumentos de autoridad utilizados por el biografiado.

Todo esto al margen de los aspectos espirituales de la biografía que, ciertamente, están más apuntados que detallados, con lo que el lector se queda con ganas de saber más de su trayectoria espiritual. Entre otras cuestiones por que estamos ante el autor de uno de los primeros libros claves en la espiritualidad del Opus Dei, “Ascética meditada”.

Como puede comprobar el lector, lo hasta aquí afirmado no recoge los datos concretos, sino solo los aspectos de interés de esta biografía. Dado que no estamos en un medio especializado, huelgan otras consideraciones. Solo reseñar que nos encontramos en este libro con información muy destacable sobre las imputaciones de responsabilidad de Salvador Canals, en calidad de consultor de la Congregación del Clero, en el famoso documento romano destinado a la Asamblea Conjunta.

Revisión historiográfica 

Páginas que aclaran, en la medida en que pueden ser aclaradas, dado que no se tiene la documentación aún de la Congregación romana implicada a disposición de los investigadores, algunas cuestiones al respecto.

También hay que destacar la capacidad del autor para ofrecer los datos de contexto. Sin embargo, sorprende que sea deudor de versiones canónicas que no han pasado por el tamiz de una revisión historiográfica o de una adecuada autocrítica, como por ejemplo en el caso de la relación del episcopado español con el Vaticano II en su proceso completo de participación y recepción.

En resumen, un libro apasionante para poder hablar de algunas cuestiones con fundamento. Y, ojalá, para que no se repitan determinadas historias.

Portada del libro sobre Salvador Canals.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes