De Libros

Las lecciones de la historia de los papas, de la Iglesia

El profesor Diego Sola en su libro "Historia de los papas" reflexiona sobre la reforma protestante y los pontificados contemporáneos

Diego Sola.
photo_camera Diego Sola.

Por razones docentes y académicas, leo todo lo que cae en mis manos sobre la historia de la Iglesia, en general, y en particular sobre la contemporánea. La Edad Media se la dejo a mi colega Alejandro Rodríguez de la Peña.

Tuve noticia de este libro de Diego Sola, profesor lector en la Universidad de Barcelona, director del máster en Historia e Identidades en el Mediterráneo Oriental, hace bien poco. Editado en Fragmenta, esta editorial me parece significativa de no pocos estados de cuestiones varias.  

Reflexión sobre el ministerio de Pedro 

Una lectura pausada de este trabajo me ha producido una agradable sorpresa. No hace falta que destaque que, en este momento de la historia, es prioritaria la reflexión sobre el ejercicio del ministerio de Pedro no solo desde el punto de vista teológico-canónico sino también del histórico. Estamos en un tiempo ideal para leer historia de la Iglesia.

Aunque la propuesta, como en el caso que nos ocupa, sea de carácter divulgativo, para el público en general, y no tenga más pretensión que hacer una síntesis de la historia del papado, siempre hay lecciones que se aprenden, formas de presentar épocas, hechos, circunstancias, que dan que pensar. 

Insisto en que –y ésta es una de las ventajas de este libro- su autor no se quiera meter en teologías. Bien es cierto que no se puede negar que alguna incursión, como todo, más o menos discutible, sí que hay. 

Me comentaba no hace mucho un editor que estaba buscando una historia de los papas para publicar en su catálogo, porque le parecía que en su editorial faltaba esta materia. He aquí una muestra de que la historia de los papas tiene gancho.

Historia de la Iglesia 

También este libro es manifestación del interés de los ámbitos universitarios y docentes no eclesiales por la historia de la Iglesia. En este sentido hay de todo, pero no debemos obviar lo bueno que aparezca en la escena pública. No voy a decir, salvando la generalización, que hoy la mejor historia de la Iglesia se hace en Universidad no eclesiales. Pero ganas me da.

Hay muchos aciertos destacables en este libro. El inicio, lo que supuso la reforma protestante para la Iglesia y el papado, lo es. Y también el final, lo referido a los pontificados contemporáneos. Aunque el autor plantee algunas cuestiones que son de más largo alcance a la hora de abordar.

Breve, sintética, sin excesivo criticismo que lo ponga todo patas arriba, esta historia de los papas, que es la historia de la Iglesia, es la historia de una familia con mucho abolengo. Relatar veinte siglos de esfuerzo e ilusión por vivir el mensaje siempre nuevo de la caridad: “Amaos unos a otros como yo os he amado”, compartir un mensaje y la compañía de Jesucristo entre nosotros.  Se puede escribir, como hace nuestro autor, sobre la edad de hierro del pontificado, con sus calamidades y desafueros hasta llegar al juicio del cadáver del papa Formoso, cargado de cilicios, antes de arrojarlo al Tíber, con rigor y sin juicios extemporáneos, con un contexto adecuado. Y lo que se está haciendo es un buen servicio a la historia.  

Más caridad que pecados 

¿Qué ha habido más, caridad o errores, pecados? Caridad, sin duda.  Apreciar los esfuerzos que hacemos por convertirnos permanentemente al amor a Dios y a los demás para solventar la tendencia a la decadencia común con todos los seres humanos es una buena lección de la historia. Se puede seguir confiando en la Iglesia porque aprendemos de nuestros errores con la ayuda del Espíritu Santo y también con los ilustrados de todos los tiempos que critican nuestras incoherencias.

Historia de los papas

Diego Sola

Fragmenta editorial

Historia de los papas.
Historia de los papas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?