La pregunta por la belleza

El profesor Javier Barraca, titular de filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos, presenta un ensayo sobre la relación entre Dios y lo bello

Javier Barraca.
photo_cameraJavier Barraca.

Quizá de entre las vías que, clásicamente, se han denominado apologéticas, la de la belleza, la “via pulchritudinis”, es hoy la de más gancho para la postmodernidad.

Una postmodernidad que si es algo es pretensión estética en medio de las paradojas sobre las que se construye. Porque la postmodernidad también es deconstrucción y feísmo. Al fin y al cabo, el diseño, como forma de la belleza, está presente en todos los órdenes de la sociedad, y de lo producido, y, también, del arte.

El profesor Javier Barraca, titular de filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos, nos acaba de entregar este ensayo sobre la relación entre Dios y lo bello. Como muy bien aclara en el libro, no estamos ante un tratado de estética, ni ante uno de teología de la belleza, ni uno sobre corrientes actuales de arte y pastoral.

Estamos ante un libro que pretende “llamar la atención acerca de la cuestión de las relaciones entre la estética y los más altos valores, así como advertir que esto señala indiciariamente hacia el tema del vínculo de la trascendencia y de Dios mismo como todo lo estético. Esto, se ha realizado desde una óptica netamente filosófica”.

Filosofía personalista

Estas páginas, sencillas, claras y sintéticas, invitan al lector a reflexionar sobre la relación entre los valores –llamémosle también virtudes- y Dios, sobre la relación entre ética y estética, arte y trascendencia, verdad y belleza, al fin y al cabo. Y lo hacen desde una perspectiva filosófica personalista, lo que permite abordar algunas cuestiones no comunes en tratados de esta naturaleza, como la de la humildad del artista y del contemplativo de la belleza.

En esta monografía el profesor Barraca mezcla la bibliografía clásica, santo Tomás, Kant, Hans Urs Von Balthasar, con otra más actualizada, tanto de autores contemporáneos como de los pontífices. En este sentido hay que apuntar que está muy presente la glosa que del pensamiento sobre las relaciones del tema del libro nos legó Benedicto XVI.

Pero también hay que aclarar que si hay dos autores claves en este trabajo son Alfonso López Quintás y Pedro Antonio Urbina. La hermenéutica y combinación del pensamiento de ambos da mucho juego para un libro que nos recuerda la necesidad de tener presente, hoy en la Iglesia, el horizonte de la belleza.

En palabras de León Tello: “La belleza imperfecta de las cosas hace suspirara la belleza trascendente”. O como escribiera Sánchez de Minuiain: “Cada belleza caduca es epifanía de una esencia perenne”.

Dios y lo bello. Estética y transcendencia.

San Pablo.

Javier Barraca.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes