De Libros

El fracaso de las sociedades libres

Ryszard Legutko compara el sistema demócrata liberal con el comunismo

Ryszard Legutko.
photo_camera Ryszard Legutko.

Inicialmente me resultaba complejo y difícil comparar, a los efectos de lo que se pretende, lo que el autor denomina el sistema demócrata liberal –demoliberal- con el comunismo. Pero después de la lectura de estas páginas, escritas por un filósofo de raza, que se declara conservador –no lo puedo negar- y católico, que no esconde su fe y su amor a la Iglesia, hay que dedicarle algún tiempo a pensar si algunos de los procesos sociales en los que estamos inmersos no son coincidentes con algunas de las propuestas operativas más agresivas de los sistemas clásicos comunistas. Que me expliquen al auge de Podemos y de los radicales de izquierda independentistas, por ejemplo.

Por lo tanto, este libro, que hay leer despacio y a fondo, da mucho que pensar. Y es así entre otras razones porque contiene una no desdeñable experiencia personal del autor, Ryszard Legutko, uno de los intelectuales opositores más importantes al régimen comunista polaco en su tiempo, editor de la revista disidente “Arka” y hoy eurodiputado y vicepresidente del grupo parlamentario de Conservadores y Reformistas.

Causa del minimalismo antropológico

Está claro que si utilizamos un método de carácter histórico, la raíz común de los procesos de disolución antropológica, tanto del liberalismos democrático como del comunismo, se encuentran en la modernidad que produjo el minimalismo antropológico, que convirtió la conciencia de lo humano en una plataforma de lanzamiento de los sueños de la razón que producen monstruos.

A los valores sociales, libertad, igualdad, fraternidad, si ese les arranca del suelo nutricio, se vuelven locos. Ya lo decía Dostoyevski, “empezamos por la igualdad absoluta y terminamos en el despotismo absoluto”. Y esto es lo que reivindica en un fino análisis nuestro autor, los procesos de degradación del orden social, natural, de lo humano en los sistemas que se alejan de la fuente de la dignidad personal.

Denuncia del relativismo

Con páginas brillantes de análisis filosóficos y políticos –no se pierdan las referidas a los procesos de politización de la vida, de politización del entretenimiento y la sexualidad-, principalmente las que se refieren a los fundamentos del pensamiento de Marx, Legutko nos alerta de las corrientes profundas que están disolviendo tanto las relaciones personales como las comunitarias.

Está claro que su reflexión de la democracia lleva implícito una especie de desengaño. ¿Acaso las democracias occidentales no están inmersas en una crisis de credibilidad y en procesos de desafección? Pero no es tanto por el sistema en sí, sino por su dimensión fenoménica y no ideal, por la forma en la que se está desarrollando a través del relativismo imperante. Porque lo que denuncia nuestro autor es ese relativismo que impregna la conciencia personal de los ciudadanos y del tejido político.

Cinco capítulos

No se pierdan los lectores las páginas dedicadas a la Unión Europea, responsable del 70 % de nuestras legislaciones, a la esperanza que suscitó este proyecto y a la realidad de lo que es. Y, como no hace falta explicar, de esto sabe y mucho porque lo vive día a día.

Dividido en cinco capítulos, Historia, Utopía, Política, Ideología y Religión, Legutko tiene una escritura provocativa, que no se puede igualar a la de un panfleto, pero que no pierde tiempo en divagaciones inútiles. Por cierto que no hay que perderse el capítulo dedicado a la religión, quizá porque, sin citarlo, es uno de los más implícitamente biográficos.

Mucho se ha escrito sobre la crisis de la democracia. Y también sobre la emergencia de las nuevas formas del comunismo. Pues aquí tiene el lector un libro que relaciona estos dos procesos y que nos alerta de lo que estamos viviendo y de lo que vamos a vivir en un futuro.

Los demonios de la democracia.

Ryszard Legutko

Encuentro
portada

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes