De Libros

Ecos de la vida y la palabra de Luigi Giussani

Carmen Giussani, miembro del grupo de laicas consagradas Memores Domini, relata la vida apasionante del fundador de Comunión y Liberación

Carmen Giussani.
photo_camera Carmen Giussani.

Luigi Giussani es patrimonio de toda la Iglesia. No lo digo yo, lo dijo el Papa Francisco en su reciente encuentro con los miembros de Comunión y Liberación. Eso significa que no son solo sus hijos y sus hijas los que se deben y/o pueden  aprovechar de su palabra. Somos todos los cristianos, los creyentes, los que podemos encontrar ahí una palabra significativa para nuestras vidas, para nuestra historia, para nuestra realidad.

Palabra y ecos de esa palabra. Palabra testimonial. Palabra preformativa, que al decir hace, que cambia la vida, interpela, produce esa conmoción que siempre es y trae sorpresa.

Fue un padre 

Palabra esperanza y de esperanza. Todo eso es este libro, una gavilla de palabras de don Giussani, fundador de Comunión y Liberación, en perspectiva de memoria y vida, certificadas y ratificadas por personas variadas, con nombres y apellidos, fechas, lugares, historias, que en un momento de su vida se encontraron con ese singular sacerdote italiano al que la realidad eclesial de su momento le interpelaba en lo profundo de su conciencia, que es como decir en lo profundo de su corazón sacerdotal, de padre. Si hay algo que queda claro en este libro es que don Giussani fue un padre.  

Ese sacerdote escribió un día a Juan Pablo II: “No solo no pretendí nunca “fundar” nada, sino que creo que el genio del Movimiento que he visto nacer consiste en haber sentido la urgencia de proclamar  la necesidad de volver a los aspectos elementales del cristianismo, es decir, la pasión por el hecho cristiano como tal, en sus elementos originales, y nada más”. 

Es cierto que se han escrito muchos libros sobre don Giussani. De algunos de ellos los lectores de esta página han tenido noticia. Sin embargo, este libro es un texto singular, distinto, diferente.

Carmen Giussani miembro de Memores Domini

En primer término por la autora, Carmen Giussani, miembro del grupo de consagradas, las Memores Domini. La sensibilidad de la autora, su pasión por la belleza, la finura de su expresión, su perfeccionismo sin estridencias y la cercanía histórica a don Giussani la han convertido en una magistral directora de orquesta. En hábil directora de más de medio centenar de instrumentos, unos de viento, otros de cuerda, otros vocales, otros de percusión, que han interpretado al unísono la sinfonía de la vida de don Giussani.

No es que Carmen Giussani, que no es familia del sacerdote de Desio, todo hay que aclararlo, se limite a reproducir y editar, en un plano narrativo cronológico que da contexto y sentido, los testimonios de quienes conocieron y vivieron y trataron con don Giussani.

Es que Carmen permite que el lector, a medida que va leyendo estas preciosas páginas, recomponga un peculiar mosaico que le ofrece una certera idea de quién era el fundador de Comunión y Liberación, cómo era, cómo actuaba ante los más complejos desafíos de la vida, qué decía, cómo lo decía, por qué decía lo que decía.

Libro testimonial 

Al fin y al cabo, el libro, que también lleva implícita, sobre todo a pie de página con las breves notas, la descripción de la historia de Comunión y Liberación, no es más que un diario de familia, de la familia de los cercanos a don Giussani. Un diario que se enriquece con lo que decía el sacerdote de Desio. Y también con lo que se entiende ahora aquello que decía.

Quizá el libro sea solo un aparte de un libro testimonial más grande, que bien pudiera formar parte del proceso de canonización de don Giussani. Quizá en ese gran libro aparezcan más testimonios de protagonistas no italianos, que pudieran reflejar la universalidad de esta realidad eclesial.

Lo que es evidente es que el protagonismo de libro no acaba siendo solo el fundador de un movimiento eclesial de renombre. El protagonista es la comunidad de fe, de vida, de esperanza, es la historia como milagro o el milagro de la historia. Es la centralidad cristológica de lo que hacía y decía don Giussani.

Una vida apasionante 

Son muchos los párrafos, los nombres, los contextos de vida que podría reproducir que, créanme, le ponen la piel de gallina al lector, o le hacen pararse a pensar, o le permiten una reflexión posterior que ilumina un aspecto poco claro de la vida de cada uno.

Porque lo que en su día les comentara don Giussani a quienes aquí han dado testimonio de lo que supuso para ellos el encuentro con este sacerdote, en las circunstancias más diversas, desde las confrontaciones entre profesores del Liceo en los pasillos, la duda sobre la vocación, la pérdida de un hijo pequeño, el camino de los estudios, el matrimonio inminente, o la ausencia de fe, o la percepción de los límites de cada uno, no tiene fecha de caducidad. Es permanente. No pierde valor con el tiempo. Como ocurre con la palabra del Maestro. Como ocurre con lo que enseña quien es pedagogo no de la fe, sino también de la razón. La fe y la razón, a las que tanto amaba don Giussani.

Don Guis. Luigi Giussani. Una vida apasionante.

Carmen Giussani

Encuentro

Portada del libro.
Portada del libro.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes