De Libros

La conversión al catolicismo de un postmoderno

El periodista Sohrab Ahmari y editor del New York Post afirma en el libro: “Me hice católico al llegar a la conclusión de que el catolicismo es verdad”

Periodista iraní Sohrab Ahmari.
photo_cameraPeriodista iraní Sohrab Ahmari.

Fuego y agua. Mi viaje hacia la fe católica
Sohrab Ahmari
Rialp

He dudado si titular esta reseña “Cuando Nietzche me llevó a la Iglesia Católica” (p. 91 y ss.). Pero al final he decidido que una de las claves de este libro es el drama de los efectos de la postmodernidad en la vida de las personas, y ese tortuoso camino hacia el catolicismo de quienes no se engañan a sí mismos, de quienes buscan la verdad.

“Me hice católico al llegar a la conclusión de que el catolicismo es verdad”, confiesa el autor. Esta frase, escrita en las primeras páginas, sintetiza en gran media el valor de este libro, que es mucho más que el testimonio de la conversión al catolicismo del periodista Sohrab Ahmari, que fuera columnista del Wall Street Journal, y ahora es editor del New York Post y colaborador de Catholic Herald.

Musulmán y marxista convencido 

Este libro es una deslegitimación de lo que en la cultura contemporánea hay de relativismo, de contradicción, de fuerzas operativas de destrucción de las raíces que han hecho posible Occidente, el lugar en que se desarrolló la libertad y el progreso. Y de la contribución de la fe católica, y de la Iglesia, a ese evolución.

La historia de Ahmari es la historia síntesis de una generación que hoy rige los destinos del mundo. Con algunos elementos añadidos de color multicultural. Nacido en Irán, musulmán chií, de padres de clase social media alta, con profesiones liberales, víctimas de la revolución islámica, emigrado a Estados Unidos, estudiante de filosofía y derecho, aficionado al estilo gótico, seguidor de
Nietzsche, marxista convencido y activista en grupos alternativos en la Norteamérica del capitalismo más puro, seguidor de las filosofías deconstructivistas, llegó al momento cero, que es el del desprecio de sí mismo, del abandono, del vértigo, para encontrase con el orden de lo humano a través de la
solidaridad.

Y por la entrega a los demás, desde la recuperación de las virtudes humanas en la experiencia de contacto con los otros, la búsqueda de Dios y el encuentro con el Dios hecho carne, Jesucristo, su pasión, la última cena repetida en las palabras de la consagración, que un día escuchó en el convento capuchino a la vuelta de la esquina de Penn Station en Nueva York, la muerte y la resurrección.

Mafia de inmigrantes, drogas y alcohol 

El relato, siempre apasionante, tiene páginas de indudable belleza literaria, como las que narran la experiencia de introducirse en una mafia que trasladaba inmigrantes por la vía greco-turca hacia los Balcanes. O las iniciales sobre el ambiente familiar, educativo, político, social y cultural de la revolución de los Ayatolás. O las referidas a las noches de pérdida del sentido de lo humano, drogas, alcohol y sexo.

Hay varios temas de profunda actualidad en este libro, que también lo es tanto de recuperación del “mero catolicismo”, de ese espíritu de novedad que domina cualquier testimonio de reconversión verdadera, como de crítica cultural.

El primero, Occidente. “Si reaccionaba contra algo, era contra el materialismo y el relativismo arraigados en Occidente desde el siglo diecinueve. Le había vuelto la espalda a Marx, a Nietzsche, a Foucault, no al profeta Mahoma, de cuya religión sólo quedaban leves huellas en mi mente cuando llegué a la edad adulta”.

Jesús de Nazaret de Benedicto XVI  

Otra, cómo describe la contribución de la lectura del “Jesús de Nazaret” de Benedicto XVI a su proceso de conversión. Una lectura relacionada con la del Pentateuco –simultáneas en el tiempo-, que le permitieron entrar a fondo en la economía de la salvación, que es la economía de la redención.

Volvamos al principio. La verdad, san Agustín, la fascinación por la verdad sobre el hombre, sobre la historia. Una verdad recién descubierta, vivida en pureza, sin las adherencias del tiempo. Un libro en el que la luz resplandece entre tanta fascinación por el mal que nos inunda. Un viaje interior y exterior en medio de la lluvia y la sangre, de la vida, de la redención, al fin y al cabo.

Fuego y agua.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?