De Libros

Las claves del Islam también español

El profesor y converso al Islam Antonio de Diego analiza “cómo se ha secuestrado la espiritualidad musulmana”

Antonio de Diego González.
photo_camera Antonio de Diego González.

No salgo de mi asombro. No hay que perder de vista ni a este autor, ni lo que dice. Un joven, converso al Islam, que es vicepresidente de la Junta Islámica de España, director de comunicación del Centro Halal y profesor de filosofía en la Universidad Pablo Olavide.  Además, especialista en sufismo.

Y respecto a lo que dice, que no dudo que sea verdad, es estremecedor. Porque hace una radiografía del Islam actual, también del español, que es para estar preocupados. Lo que me llama la atención de este libro subtitulado “Cómo se ha secuestrado la espiritualidad musulmana” es qué efectos dentro del Islam español, y quizá mundial, puede producir algunas de las afirmaciones que nos encontramos en este libro.

Y además, hechas por una persona que ocupa un lugar destacado en su visibilidad pública. Hasta tal punto que el autor recoge ya en la introducción una afirmación de una persona que le dice que “este libro dice lo que todos hemos pensado durante años y nunca nos atrevimos a decir”.

Situación actual del Islam 

¿Cuál es la situación actual y el problema del Islam? Haber caído en manos de los populistas, un concepto que utiliza, y que desarrolla, amplio y que da mucho juego, y que tiene muchos perfiles que explica a lo largo del libro.

Esta situación, que en el fondo nace del problema de la relación del Islam con el mundo moderno, con la modernidad, hace que este “secuestro del Islam” por formas de Islam hoy mayoritarias y emergentes haya hecho abandonar la dimensión espiritual del Islam. Hasta tal punto que afirma que “estos grupos han secuestrado al Islam en la esfera pública y han intentado asesinar, a veces con éxito, la espiritualidad islámica”. Y añade, “los verdaderos responsables del “problema del islam” son aquellos que han forjado y promovido un populismo de corte islámico, no los musulmanes ni el islam”. O la siguiente: “Hoy en día asistimos a un auténtico acoso y derribo de la espiritualidad islámica para sustituirla por una lectura jurídico-política y literalista de los textos y experiencias espirituales”.

Populismo islámico 

El populismo islámico engloba una heterogénea cantidad de movimientos reformistas, identitarios y esencialistas que sitúan la Islam en la deriva de un Islam político. Muchos de esos populismo son relativamente recientes, otros tienen raíces más antiguas.

Es clarificador el índice del libro para descubrir los ámbitos de acción de ese emergente populismo: los mitos del islam contemporáneo, el pueblo de la ummah, el papel del líder, el asesinato de la espiritualidad Fake-Ilm, o las fakes en el Islam, la moral y la sharia, la jihad y el jihadismo, la Google islámica, denominada Shaykh Google en relación con le populismo digital, la diáspora y el garaje y un capítulo final dedicado al futuro del Islam.

Estremecedoras páginas finales sobre las nuevas generaciones de seguidores jóvenes del islam en las grandes metrópolis europeas, también en España, y sus procesos de radicalización populista.

La víctima: el musulmán socializado 

Está claro que, como dice el autor, “la víctima de todo este populismo ha sido el musulmán socializado en Occidente que quiere vivir en paz”. Este musulmán socializado, ¿es minoría, mayoría, de qué generación?  

Por supuesto que es interesante el análisis histórico y doctrinal de fenómenos relacionados con el Islam que están en la mente de todos, como puede ser Al-Queda, o Irán, o el papel de Emiratos Árabes Unidos en el consorcio internacional.

Hay tesis que ofrecen, o asientan, algunas perspectivas interesantes. Por ejemplo cuando afirma que “los musulmanes se han dado cada vez más cuenta de que por encima de la ummah o de otras motivaciones, los jihadistas actúan fundamentalmente motivados por intereses de tipo criminal (narcotráfico, redes criminales) o por mero totalitarismo político y necesario control social. El ejemplo de Daesh da buena cuenta de ello: nihilismo y destrucción vestida con orajes islámicos”.

No todas las afirmaciones del libro creo que tienen igual valor. Por ejemplo, en la página 21 se dice que “todas las grades religiones han sufrido en estos últimos dos siglos un proceso de esencialización y amalgama con la política y la ideología tal y como la entendemos en la actualidad”.

Procesos internos del Islam 

Me parece una afirmación muy genérica. En el catolicismo es cierto que se ha producido ese proceso de esencialización, si entendemos como tal el Concilio Vaticano II y su llamada de vuelta a las fuentes originarias. Pero no de amalgama con la política, todo lo contrario. Desde la pérdida de los Estados Pontificios hasta el citado Vaticano II.

Este libro aclara y explica no pocos procesos internos que se están produciendo en el Islam. Al final, lo que sugiere es más preguntas que respuestas. ¿Es el autor un convencido de la necesidad de ofrecer otra imagen del Islam al mundo cultural española? ¿Una imagen mayoritaria, minoritaria, acreditada internamente? ¿Cómo compatibiliza el autor su mentalidad postmoderna con el Islam, es una hermenéutica disidente? Lo que está claro es que hay que tener en cuenta su propuesta.

Populismo Islámico

Antonio de Diego González

Almuzara

Populismo Islámico.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable