De Libros

Alpinistas del espíritu

María Lourdes Redondo aborda la naturaleza, los fines y las características de los Institutos Seculares

María Lourdes Redondo.
photo_camera María Lourdes Redondo.

Oportuno, certero en la perspectiva del análisis, profundo a la hora de analizar causas y consecuencias. Así es este libro cuya clave publicística está en el subtítulo: “Vigencia de los Institutos Seculares”, definidos por el Código de Derecho Canónico como “instituto de vida consagrada en el cual los fieles, viviendo en el mundo, aspiran a la perfección de la caridad y se dedican a procurar la santificación del mundo desde dentro de él” (CIC, n. 710)

Comencemos por los datos ofrecidos en este libro, sin duda, del que se puede decir que es un texto de referencia a la hora de abordar la naturaleza, los fines, las características, la historia, la identidad, la profecía, la aportación a la Iglesia y al mundo de los Institutos Seculares.

No hay casi erecciones de Institutos Seculares 

Leemos: “Según la estadística elaborada por CMIS –Conferencia Mundial de Institutos Seculares- en 2018, “el período con una cantidad mayor de erecciones, a partir de grupos que existían ya hace algunos decenios, es antes del Concilio Vaticano y en los años inmediatamente sucesivos. Después de 1980: 53 erecciones oficiales, mientras que después de 2000 solo hay 3. Actualmente no hay casi erecciones de Institutos Seculares en el mundo”.

¿Quiere esto decir que la figura jurídica de los Institutos Seculares ha pasado a la historia? ¿Quiere esto decir que se ha agotado la fórmula, que ya no tiene sentido en un mundo postmoderno, o como se le quiera denominar? ¿Quiere esto decir que han aparecido otras maneras más adecuadas de dar respuesta a la misión de la Iglesia en el mundo? No, ni mucho menos.

De hecho, quien lea, incluso estudie este libro, se dará cuenta de que la sustancia de la forma de vida del miembro del Instituto Secular, “alpinista del espíritu” como lo calificó Pablo VI, aporta una serie de valores a la misión de la Iglesia que, si cabe, son más necesarios hoy que nunca.

Por cierto, que quien ha dedicado no poco tiempo a este trabajo, María Lourdes Redondo, además de doctora en filosofía y catedrática de IES, es ahora profesora en la Universidad Santo Toribio de Mogrovejo, en el Perú. Y miembro de las Cruzadas de Santa María, fundadas por el venerable Tomás Morales. Algo que se percibe, como no podía ser menos, en la inspiración jesuítica de no pocos de los temas abordados, junto, por cierto, con la huella teresiana, dado su amplio conocimiento del pensamiento de Santa Teresa de Jesús.

70 años de vida en la Iglesia 

Pero vayamos al contenido del libro. Aparentemente no era fácil explicar, a un público interesado en este materia, en qué consisten los Institutos Seculares y cuál es su vigencia en un mundo en que prima la religión del “deísmo moral terapéutico”, que al final termina en una especie de psicología de autoayuda. 

De hecho, los Institutos Seculares tienen 70 años de vida en la Iglesia desde que se promulgara la “Provida Mater Ecclesia” de 2 de febrero de 1947, además de los documentos Primo feliciter y Cum Sanctisssimus. Por cierto que los apuntes de la historia que se ofrecen son harto elocuentes.

La clave del acierto ha sido arrancar desde una interpretación teológica basada en el misterio de la Encarnación, que se expresa aquí de modo singular. Y lo hace, además, analizando qué significa ser y estar consagrado, desde la cristología, y qué significa secular, lo secular. Un ejercicio que tiene mucho de distinción, que es la cortesía de la inteligencia. Me ha gustado singularmente el estudio de la categoría mundo, clave para entender adecuadamente este proceso.

Papas contemporáneos 

Por lo tanto, si tenemos claro cuál es el significado de la palabra consagración y secular, nos será más fácil adentrarnos en la teología subyacente a esta forma de vida para desentrañar sus perfiles específicos y valorar sus singulares contribuciones a la misión de la Iglesia.

Todo ello desde un amplio conocimiento del magisterio de los papas contemporáneos, desde la tradición de la Iglesia, especialmente rico en esta materia.  

Hay que valorar de este libro que, en no pocas páginas, la autora se enfrente tanto a las deformaciones que puedan aparecer en esta forma de vida –clericalismo-mundanización- secularización interna- como a la contribución a otras vocaciones en la Iglesia desde una relación fecunda.

Tiene razón nuestra autora cuando dice que “Nada de practicar el “ars bene moriendi””. Ni mucho menos. Este libro, en sí mismo, es ya una muestra de la vitalidad de esta forma de vida ejemplar en la Iglesia, que debe proponerse a la juventud como alternativa profética desde lo original cristiano.

Monseñor José Rodríguez Carballo

Se me olvidaba añadir que el libro lleva un prólogo de monseñor José Rodríguez Carballo, arzobispo secretario del dicasterio romano competente, y una presentación, muy atinada, de Lydia Jiménez, Vicepresidenta de la Fundación Universitaria Española.

Y una sorpresa con la magnífica aportación a la interpretación de la portada, con el motivo de la Sagrada Familia de Gaudí, de la profesora María Rodríguez de Velasco. Ensayo que quizá hubiera podido ir también al final del libro para no despistar al lector en sus primeros momentos de lectura.

Desafío profético

María Lourdes Redondo

Fundación Universitaria Española

Portada del libro.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes