Crónica de Roma

La segunda visita a Santa María la Mayor

Como ya hizo el primer día de su pontificado, Francisco fue a rezar a Santa María la Mayor, la patrona de Roma.

Eran las ocho de la mañana del 14 de marzo. Tras un día intenso, en el que fue elegido Papa, Francisco madrugó e hizo madrugar a todos para ir a rezar ante la patrona de Roma. En un coche sencillo, casi de incógnito, pasó entre las calles de la ciudad sin que casi nadie lo notara. El icono de la Virgen Salus Populi Romani, patrona de Roma, se encuentra en el interior de la basílica, situada sobre el monte Esquilino, una de las Siete colinas de Roma. Francisco como obispo de Roma rezó ante ella, y también en una de las capillas de la basílica, en la que San Ignacio de Loyola celebró su primera Misa.

Ahora casi dos meses después de ese día, Francisco ha vuelto a Santa María Mayor para pedir ayuda a la Virgen, para saludarla en su mes y también para tomar posesión de la Basílica como obispo de Roma. Cientos de personas le esperaban allí, junto con el arcipreste de la basílica, el cardenal Santos Abril y Castelló, quienes le recibieron con aplausos. Francisco dirigió el rezo de los misterios gloriosos y habló de la importancia de las madres en la educación de los hijos.

Antes de volver al Vaticano, Francisco entregó unas flores a la Virgen, igual que hizo el primer día de su pontificado y agradeció a todos los presentes la compañía: "Gracias por vuestra presencia en la casa de la madre de Roma, de nuestra madre. ¡Viva la Salus Populi Romani! ¡Viva la Virgen! Ella es nuestra madre. Confiémonos a ella para que nos custodie como una buena madre. Yo rezo por vosotros, pero os pido que recéis por mi, porque me hace falta. Tres avemaría por mí. Os deseo un buen domingo".

De palabra y también vía twitter el Papa pidió que se rece el rosario en familia, "una oración -dijo- que hace más fuerte la vida familiar".

@blancaruizanton

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?