Crónica de Roma

El secreto de la serenidad del Papa

Tras el duro golpe que recibió este fin de semana con la publicación del libro en el que aparecían documentos confidenciales firmados por Benedicto XVI, el Papa se ha reunido con los cardenales de la curia romana.

A pesar de las aguas turbulentas que se mueven en el Vaticano, este encuentro del Papa con los cardenales no se trataba de una reunión de emergencia, una reunión de alto secreto a puerta cerrada sino una comida para celebrar con ellos su 85 cumpleaños y su séptimo aniversario de elección como Papa.

Tras los ataques directos y malintencionados, a pesar de las zancadillas que repetidamente se le ponen, Benedicto XVI sigue con el ritmo de trabajo previsto. No acelera ni ralentiza el paso, no cambia el semblante. Y es que en el breve discurso que hizo durante la comida, dio el secreto de su serenidad interior ante la traición y la crisis que sufre la Iglesia.

A los cardenales presentes les dijo que "la historia es una lucha entre dos amores: el amor a uno mismo y el amor a Dios. Una lucha en la que es muy importante tener cerca buenos amigos". Y es que no se sabe si entre los asistentes a esa comida puede estar el Judas que le traiciona, el buen amigo que le ha vendido.

Pero dejando de lado las conjeturas y esperando que la investigación de sus frutos e iremos a los hechos. Benedicto XVI habló poco, sólo unas palabras de agradecimiento por la amistad que le une a los cardenales y, antes de terminar, desveló el secreto de su paz interior. Les dijo "sigamos adelante, el Señor ha vencido el mundo. Estamos en el equipo del Señor, en el equipo ganador".

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?