Crónica de Roma

Mercedes De La Torre

El papa da las claves de una economía que mire al hombre

En ocasión del 44° Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza), el Papa invitó a abordar la economía “con un enfoque inclusivo que tenga en cuenta la dignidad de toda persona humana y el bien común” a 40 Jefes de Estado y de Gobierno que participan junto a 2.500 economistas y empresarios procedentes de casi 100 países en este encuentro.

El Pontífice realizó este llamamiento “como un signo” de su “atención pastoral y una aportación constructiva” para que la actividad del foro sea “más noble y fecunda” y lo hizo a través de un mensaje al Presidente ejecutivo del Foro económico mundial, Klaus Schwab que fue leído por su delegado, el Presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson.

 

En estos días la prensa hace eco sobre este importante evento, pero es interesante reflexionar también sobre el mensaje que el Papa escribió para esta ocasión. En realidad, el mensaje reitera muchos de los mensajes que ya ha lanzado en estos meses de Pontificado y no propone ninguna sorpresa. 

 

Pero sin embargo, el Obispo de Roma confirma sus mensajes. Por ejemplo, cita en dos ocasiones su Exhortación Apostólica, Evangelii Gaudium y también anima a realizar una “reflexión profunda sobre las causas de la crisis económica que sacude al mundo en los últimos años” para dar “una contribución útil”.

 

De este modo, el Papa subraya en su mensaje la exclusión social y asegura que “la mayor parte de los hombres y mujeres de nuestro tiempo siguen experimentando la inseguridad cotidiana, y no raramente con consecuencias trágicas” por lo que hace “hincapié” en la importancia que tienen los distintos sectores políticos y económicos en la promoción de un enfoque inclusivo.

 

“Es intolerable que todavía miles de personas mueran cada día de hambre, a pesar de las grandes cantidades de alimentos disponibles y, a menudo, simplemente desperdiciados”, asegura Francisco en congruencia a la campaña del hambre que impulsa Caritas Internationalis y que él apoyó personalmente incluso con un video mensaje.

 

Por otro lado, el Papa muestra nuevamente su cercanía a las personas víctimas de la migración forzada -y me viene en mente el reciente encuentro del Papa con más de 100 jóvenes refugiados en la Parroquia del Sagrado Corazón de Roma-. “No pueden dejar de impresionarnos los innumerables refugiados que buscando condiciones de vida con un mínimo de dignidad, no sólo no consiguen encontrar hospitalidad, sino que a menudo mueren trágicamente mientras se desplazan de un lugar a otro”, aseguró el Papa y resalta que estas “palabras fuertes” desean “reafirmar y desafiar la capacidad de este Foro para marcar la diferencia”.

 

Por último, Francisco precisa estar “convencido” en que una apertura “a lo trascendente puede dar forma a una nueva mentalidad política y económica, capaz de reconducir toda la actividad económica y financiera dentro de un enfoque ético que sea verdaderamente humano”.

 

Y en esta línea, asegura que la comunidad económica internacional "puede contar con muchos hombres y mujeres de gran honestidad e integridad personal, cuya labor se inspira y guía por nobles ideales de justicia, generosidad y atención por el auténtico desarrollo de la familia humana”.


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable