Crónica de Roma

Por Mercedes De La Torre

Los nuevos monseñores sólo a partir de los 65 años

El Vaticano confirma los rumores surgidos hace meses sobre el cambio en el habitual proceso de otorgar los títulos de “monseñores”: desde ahora, el único título honorífico de “monseñor” será el de “Capellán de Su Santidad” y será atribuido solamente a partir de los 65 años y no desde los 35.

De este modo se confirma la noticia que en septiembre Religión Confidencial indicó en este artículo ya que la Secretaría de Estado informa en una carta enviada a las nunciaturas esta decisión del Papa Francisco que tiene como finalidad una ulterior simplificación.


De este modo, en los próximos días las nunciaturas apostólicas informarán a los episcopados del mundo que “desde ahora en las diócesis el único título eclesiástico honorífico que será concedido -al cual corresponderá el apelativo de “monseñor”- será el de "Capellán de Su Santidad" y será atribuido sólo a los sacerdotes que hayan cumplido los 65 años”.


Sin embargo, precisa que esta nueva norma “no tiene efecto retroactivo” por lo que quien ha recibido un título previamente lo conserva y explica también que “el título continuará en cambio a ser usado, entre otros, por los obispos y oficios de la Curia romana” y además indica que no cambiarán las disposiciones respectivas a los honores pontificios para los laicos.


Por su parte, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi recordó que Pablo VI en 1968 reformó también el sistema de honores eclesiásticos que redujo a sólo tres (protonotario apostólico, prelado de honor de Su Santidad y Capellán de Su Santidad) y ahora en 2014 Francisco deja sólo éste último y modifica la edad para recibirlo.


Probablemente esta noticia no será del agrado de muchos que quizá esperaban recibir este título próximamente. Pero en realidad, este anuncio es congruente a la línea de sencillez que el Papa está impulsando desde el inicio de su Pontificado.


 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable