Crónica de Roma

Durante su catequesis

"Con los niños no se juega", recalca el Papa

Bambini
photo_cameraBambini

El Papa Francisco denuncia muchos de los sufrimientos de la infancia de hoy y anima a construir una sociedad que afirme que los niños nunca son “un error”.


Así lo ha indicado durante la audiencia general de este miércoles en la que ha abordado con claridad algunas de las “historias de pasión” que viven muchos niños en la actualidad.

En esta línea, el Papa ha alzado la voz para denunciar que “tantos niños desde el inicio son rechazados, abandonados, les roban su infancia y su futuro” y ha condenado quienes dicen “casi para justificarse, que ha sido un error hacerlos venir al mundo”.

“¡Esto es vergonzoso! ¡No descarguemos sobre los niños nuestras culpas, por favor! Los niños nunca son“un error”. Su hambre no es un error, como no lo es su pobreza, su fragilidad, su abandono, tantos niños abandonados por las calles; y no lo es tampoco su ignorancia o su incapacidad, tantos niños que no saben qué es una escuela, y no lo es tampoco todo esto”, ha insistido.

Ante estos problemas, el Pontífice ha asegurado que “estos son motivos para amarlos más, con mayor generosidad” y ha cargado contra “las solemnes declaraciones de los derechos del hombre y de los derechos del niño” si luego se castigan a los niños “por los errores de los adultos”. 

Por ejemplo, ha explicado que “cada niño marginado, abandonado, que vive en la calle mendigando y con todo tipo de expediente, sin escuela, sin cuidados médicos es un grito que llega a Dios y que acusa el sistema que nosotros adultos hemos construido” y ha agregado que lamentablemente “estos niños son presa de los delincuentes, que los explotan para indignos tráficos y comercios, o adiestrándolos para la guerra y la violencia”.

En esta línea, se ha dirigido a “aquellos que tienen el deber de gobernar, de educar” y a todos los adultos que son “responsables de los niños” para que cada uno haga “lo que pueda para cambiar esta situación” ya que los niños son “el fruto más bello de la bendición que el Creador ha dado al hombre y a la mujer”.

Por otro lado, ha denunciado también que “en los países llamados ricos tantos niños viven dramas que los marcan duramente, a causa de la crisis de la familia, de los vacíos educativos y de condiciones de vida a veces deshumanas” y en todo caso “son infancias violadas en el cuerpo y en el alma” y ha añadido que “a ninguno de estos niños el Padre que está en los cielos lo ha olvidado”.

Asimismo, el Papa ha asegurado que muy frecuentemente “sobre los niños recaen los efectos de vidas desgastadas por un trabajo precario y mal pagado, por horarios insostenibles, por transportes ineficientes… Pero los niños pagan también el precio de uniones inmaduras y de separaciones irresponsables, son las primeras víctimas”, ha aseverado.

Por este motivo, Francisco ha precisado que la Iglesia debe acompañar a los padres porque “no deberían ser dejados solos” y ha recalcado la importancia de “acompañar su fatiga” pero de ofrecerles también “momentos de alegría compartida y de alegría despreocupada, para que no estén ocupados sólo por la rutina”.

Twitter: @mercedesdelat


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?