Crónica de Roma

Por Mercedes De La Torre

Los 30 nuevos Guardias Suizos del Papa

Los nuevos reclutas de la Guardia Suiza juran hoy “servir fielmente, lealmente y honorablemente” al Papa Francisco y a sus legítimos sucesores para dedicar “con todas las fuerzas” y sacrificar, si es necesario, también “la vida en su defensa”.

El juramento sobre la bandera del cuerpo se lleva a cabo este año a las 10.30 horas en el atrio de San Damaso del Palacio Apostólico Vaticano y participan los Guardias Suizos junto a los reclutas con sus familiares y amigos cercanos. Algunos consideran que este día es el más importante de su experiencia en esta Guardia que protege la vida del Sumo Pontífice.


La ceremonia conmemora la muerte de 147 soldados suizos que defendieron al Papa durante el saqueo de Roma en 1527. Este año participa como representante del Papa el sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Giovanni Angelo Becciu junto a numerosos cardenales, obispos, miembros de la Curia y representantes de las delegaciones diplomáticas ante la Santa Sede.


Los miembros de la Guardia Suiza son bautizados y practican la fe católica, deben tener ciudadanía suiza y comenzar su servicio antes de los 30 años de edad. En concreto, de estos treinta nuevos reclutas de la Guardia, 20 hablan alemán, 6 francés y 4 italiano.


Por la tarde de este 6 de mayo se realiza a las 17.30 una Celebración Eucarística en el altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro y la preside el Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin.


Por su parte, el Papa Francisco recibió en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano un día antes del juramento a los reclutas de la Guardia Suiza que estaban acompañados por sus padres y familiares.


Durante el breve discurso, el Pontífice explicó que servir en la Guardia Suiza Pontificia significa “vivir una experiencia que prevé encontrarse con el tiempo y el espacio de una manera muy especial” porque con su servicio están llamados “a dar un testimonio cristiano, pacífico y alegre a los que vienen al Vaticano para visitar la basílica de San Pedro y para encontrarse con el Papa”.


En esta línea, los invitó a vivir intensamente los días y a ser “fuertes en la fe y generosos en la caridad hacia las personas” que encuentren. Además, recordó que el uniforme de la Guardia Suiza celebra este año su centenario y explicó que ''sus colores y su forma son conocidos en todo el mundo: recuerdan la dedicación, la seriedad y la seguridad. Identifican un servicio único y un pasado glorioso” por lo que les animó a llevar el uniforme “con amabilidad, espíritu de hospitalidad y con la actitud de caridad hacia todos”.

 

Por último, el Papa invitó también a cuidar su vida comunitaria para “compartir los momentos felices y los más difíciles, sin olvidar a los que tengan problemas y, a veces necesiten una sonrisa y un gesto de estímulo y amistad” para evitar cualquier “distancia negativa” que los separe de sus compañeros y que “puede generar desprecio, marginación o racismo''.


@mercedesdelat

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable