Crónica de Roma

El inolvidable llamado del Papa a la Curia Romana en esta Navidad

Francisco asegura que la Iglesia no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquier que haya cometido estos crímenes

El Papa Francisco con un cardenal.
photo_cameraEl Papa Francisco con un cardenal.

Una vez más, el discurso del Papa a la Curia Romana previo a la Navidad da mucho de qué hablar. En esta ocasión, cargó abiertamente en contra de los abusadores.

El pasado viernes, Francisco realizó los dos tradicionales encuentros con sus colaboradores en Roma: con la Curia Romana y con los empleados del Vaticano. Llama la atención, que una vez más, el Papa ha utilizado dos tonos tan distintos ante los dos públicos. 

Mientras que a los empleados les aseguró que en estos años de Pontificado ha conocido a muchas personas santas en el Vaticano, ante los miembros de la Curia abordó el trágico drama de los abusos dentro de la Iglesia.

El Papa recordó que “la barca de la Iglesia ha vivido y vive momentos de dificultad” y que “ha sido embestida por tormentas y huracanes”. No podemos olvidar que en el pasado mes de agosto, la campaña liderada por el ex diplomático vaticano solicitaba la renuncia del actual Pontífice.

Seguramente, por eso, Francisco remarcó que “las dificultades internas siguen siendo siempre las más dolorosas y más destructivas” refiriéndose al anti testimonio y a los escándalos de “algunos hijos y ministros de la Iglesia”.

Es claro, que el tema de los abusos es y seguirá siendo una prioridad en el actual Gobierno de la Iglesia. 

No se trata solamente de la preparación de la próxima cumbre sobre la protección de menores que se llevará a cabo del 21 al 24 de febrero en Roma a la que acudirán todos los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo, sino que ya, desde ahora en Roma, se están lanzando mensajes claros para erradicar “los abusos de poder, de conciencia y sexuales”.

En su discurso a la curia, el Papa Francisco envió un inolvidable mensaje a quienes abusan de los menores “convertíos y entregaos a la justicia humana y preparaos a la justicia divina”.

En esta línea, el Papa aseguró “la Iglesia no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquier que haya cometido estos crímenes” e insistió que “nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”.

Reconoció que en el pasado, algunos responsables “por ligereza, por incredulidad, por falta de preparación, por inexperiencia o a la por superficialidad” trataron muchos casos sin seriedad ni rapidez pero destacó que “esto nunca debe volver a suceder”. “Esta es la elección y la decisión de toda la Iglesia”, afirmó.

Camino profundo de purificación 

Se trata sin duda de un gran desafío, pero Francisco ha reiterado que la Iglesia ha iniciado un camino profundo de purificación.

Entre los temas que se afrontarán en esta próxima cumbre sin precedentes se encuentran el buscar “transformar los errores cometidos en oportunidades para erradicar este flagelo no solo del cuerpo de la Iglesia sino también de la sociedad”. 

Para ello, convocaron también a expertos para que compartan buenas prácticas sobre cómo proteger a los niños, evitar tales crímenes, cómo tratar y reintegrar a las víctimas y cómo fortalecer la formación en los seminarios. Esta última cuestión, esencial para conseguir un cambio de mentalidad en las próximas generaciones.

De este modo, el Pontífice aprovechó la cita de las felicitaciones navideñas para lanzar con claridad este mensaje que es una de las prioridades del próximo año civil.

A los presentes les alertó que no se comporten como “un grupo de personas privilegiadas que creen tener a Dios en el bolsillo, sino como personas que saben que son amadas por el Señor a pesar de ser pecadores e indignos”.

Hasta la próxima Crónica de Roma. 

[email protected]

Twitter: @mercedesdelat https://twitter.com/mercedesdelat

Facebook: https://www.facebook.com/mercedesdelatorre.roma

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable