Crónica de Roma

El Papa Francisco en Ecuador

Las familias al centro del viaje del Papa Francisco

Dedica a las familias la primera Misa pública en Ecuador

El Papa Francisco en un acto con familias en Sudamérica.
photo_cameraEl Papa Francisco en un acto con familias en Sudamérica.

Tras algunas horas de descanso en Ecuador después del largo viaje que el vuelo papal emprendió de Roma a Hispanoamérica, el Papa Francisco se ha trasladado de Quito a Ecuador para presidir su primera Misa pública de este relevante viaje apostólico.

Y precisamente, el Papa ha elegido dedicar la Misa a rezar por las familias con ocasión del actual camino sinodal sobre la pastoral familiar que concluirá el próximo octubre en el Vaticano con el Sínodo Ordinario de los Obispos y antes de la asamblea sinodal otra cita importante será en septiembre con el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia (EEUU).

Por este motivo, el Pontífice ha dedicado su primera predicación del viaje en primer lugar a las familias. Ha elegido el pasaje evangélico de las Bodas de Caná para recordar la narración del Evangelio de San Juan en la que los esposos se quedan sin vino y María - su madre – pide a su Hijo que interceda por las familias con necesidades.

En esta línea, el Papa ha recordado una vez más a “los frágiles” en las familias, como los ancianos “que se sienten dejados fuera de la fiesta de sus familias, arrinconados y - algunos – sin beber el amor cotidiano”. Pero también ha mencionado que la falta del vino “que es signo de alegría, de amor, de abundancia” se manifiesta en la carencia como efecto de “la falta de trabajo, enfermedades, situaciones problemáticas” que las familias atraviesan.

Por este motivo, el Santo Padre ha pedido que cada familia se transforme en “una pequeña Iglesia” en una “Iglesia doméstica” en la que se ayude a los pequeños para “encauzar la ternura y la misericordia divina”. En esta línea, el Papa ha insistido en la importancia de la mujer - la Virgen - quien “estuvo atenta, supo poner en manos de Dios las preocupaciones, y actuó con sensatez y coraje”.

Finalmente, Francisco ha animado a todos aquellos que participaron de esta primera Misa de su viaje a “hacer lo que él” diga para agradecer el “vino nuevo” que permite “recuperar el gozo de ser familia”.

Por último, el Papa ha recordado también que tras el próximo Sínodo de la familia, la Iglesia vivirá un Año jubilar de la Misericordia, que es la clave pastoral de este actual camino sinodal, al centro del Pontificado actual, y por eso, la familia vuelve a estar en primer lugar en las predicaciones de Francisco.

El texto completo de la homilía está disponible en este enlace y más informaciones sobre el viaje están disponibles en mi cuenta personal de twitter: @mercedesdelat

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?